Escucha esta nota aquí

A fin de reducir la burocracia en la gestión pública y dar prioridad en la atención al ciudadano boliviano en el exterior, el Gobierno incorporó a Bolivia en el uso de la Apostilla, un trámite de legalización simplificado para documentos fuera del país. Esto no solo privilegia a Bolivia internacionalmente como país que maneja de manera eficiente y transparente la documentación, sino que reduce a los ciudadanos el costo de los trámites y el tiempo.

Según explicó el viceministro de Gestión Institucional y Consular, Raúl Castro, dijo que la Cancillería desarrolló un sistema integrado de la Apostilla, que se interconecta con entidades que emiten documentos públicos.

Afirmó que con Bolivia son 117 los países miembros de la Convención de la Apostilla de La Haya, que reconocen los documentos apostillados en el país y viceversa.

“En poco más de dos meses hemos tenido alrededor de 6.505 documentos ya apostillados de diversas instituciones en nuestras oficinas de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz”, detalló.

Christophe Bernasconi, secretario de la Conferencia de La Haya del Derecho Internacional Privado, destacó la decisión boliviana de incorporarse a la Apostilla, pues además de mejorar su imagen como país, abrirá las opciones para las inversiones y favorecerá el comercio. /AB