Escucha esta nota aquí

La Unesco anunció este domingo la inscripción en la lista del patrimonio mundial de un antiguo acueducto de México y una planta frigorífica de Uruguay construida en el siglo XIX. Ambas solicitudes fueron aprobadas por el comité en su reunión anual celebrada en Bonn (Alemania), precisó el organismo.

El acueducto del Padre Tembleque es una joya arquitectónica del siglo XVI construida entre las ciudades de Zempoala, Hidalgo y Otumba, entre los estados de México e Hidalgo (centro).

Se trata de una de las obras de ingeniería hidráulica más importantes de aquella época en el continente americano, diseñada por un fraile franciscano, Francisco de Tembleque.

El complejo hidráulico está constituido principalmente por una zona de captación de aguas y fuentes, una red de canales, un conjunto de depósitos y una serie de puentes-acueductos.

Uno de esos puentes posee la mayor arcada de un solo nivel construida en todos los tiempos para una obra de esta clase, indicó la UNESCO. Emprendida por iniciativa del fraile franciscano, la realización de este complejo hidráulico fue obra de las comunidades locales.

"Los métodos utilizados para su construcción atestiguan la doble influencia de los conocimientos europeos en materia de sistemas hidráulicos -especialmente los romanos­- y de las técnicas tradicionales mesoamericanas de utilización de cimbras de adobe", precisa el organismo.

"Este gran sistema hidráulico (...) nos llena de orgullo. ¡Felicidades, México!", festejó en Twitter el presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

La construcción se inició en 1554 y concluyó en 1571, con la mano de obra de "40 comunidades indígenas y con el financiamiento de las mujeres de esos pueblos, quienes produjeron textiles para financiar las obras, sin la aportación de la Corona española", destacó en un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México.

Monumento a la industria cárnica

De Uruguay ingresó por su parte al patrimonio mundial el "Paisaje cultural industrial de Fray Bentos", ciudad del litoral oeste del país sudamericano. Es un complejo industrial situado una zona saliente de tierra bañado por las aguas del río Uruguay. Su origen fue una fábrica de salazones, creada en 1859, para la explotación comercial de la carne del ganado vacuno criado en las vastas praderas de los alrededores.

Ilustrativo de todas las fases de la cadena alimentaria cárnica (abastecimiento, transformación, enlatado, envasado y expedición), el sitio comprende los edificios y equipamientos de la empresa Liebig Extract of Meat Company con sede en Londres, que en 1865 empezó a exportar a Europa su producción de carne en conserva y concentrado de carne, inventado en 1840 por el químico alemán Justus von Liebig.

Su sucesora, la compañía Anglo Meat Packing Plant, inició la exportación de carne refrigerada a partir de 1924. "El lugar mismo, así como las instalaciones industriales, viviendas e instituciones presentes en él, permiten aprehender la totalidad del proceso de una producción de carne que tuvo una importancia mundial", agrega la UNESCO.

La planta fabricó carne enlatada hasta su nacionalización en 1968 y posterior cierre en la década siguiente. Sus instalaciones hoy se conservan como museo de la revolución industrial y recuerdo de aquella época de transformaciones.

Entre las otras solicitudes presentadas a la UNESCO también se aprobó este domingo la inclusión en la lista mundial del patrimonio al paisaje vitivinícola de La Rioja y una extensión de los caminos de Santiago de Compostela de España.

Entre los candidatos a la inscripción figuraban 5 sitios naturales de todo el mundo, 31 culturales y uno mixto. El comité examinó además el estado de conservación de 94 sitios ya inscriptos y de 46 que figuraban en la lista del patrimonio en peligro.