Escucha esta nota aquí

Escuchar la canción El aguilillo, en la versión de latin jazz, que el grupo Lucho Mejía Cuarteto grabó para el disco Homenaje a José René Moreno Jazz provoca un placer digno de celebrar. Y es que una de las melodías más emblemáticas del folclore oriental adquiere un sonido universal de una belleza cautivante.

También lo hacen otras 10 piezas que llevan la firma del compositor cruceño y que distintos músicos locales adaptaron al género de Nueva Orleans por encargo del Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra.
Rodrigo Zamorano se encargó de la producción, la grabación, la edición y la masterización del material, que fue registrado el año pasado en Exaudi y que será presentado mañana y el sábado, en dos conciertos gratuitos, en la Casa de la Cultura, con la actuación de las seis agrupaciones involucradas.

Pieza por pieza
En la placa relucen temas como Ecos de mi guitarra y Te quiero, te adoro, que fueron perpetuados por Arminda Alba en 1981 y 1982, respectivamente. Ambas composiciones fueron versionadas por el grupo Cooltrain, con una calidad que le permite ser interpretadas en cualquier bar de Nueva York.

Carlos Fischer, una de las figuras más prestigiosas del género en el país, se encargó de enriquecer El pinganillo y Ven amada mía, con su guitarra y piano en clave de jazz newage.

Dos de las adaptaciones más emotivas para Moreno son las que hizo su hijo José Antonio. El ingeniero musical, con registro vocal de tenor, hizo una pausa en su trabajo como productor de música cristiana para dedicar a su padre su interpretación de Devuélme el corazón y Ojos negros.

El carretero, el tema favorito del maestro José René Moreno, tiene los arreglos musicales del brasileño Luis Bento, que exhibe su maestría en la guitarra en la grabación. Asimismo, la canción Paisaje cruceño adquirió una frescura gratificante con sus cuerdas.

Mi viejo Santa Cruz adquiere el sonido metálico de la trompeta de Lucho Mejía Cuarteto. Mientras que la agrupación Soul Jazz Band tuvo la osadía de registrar Paica en Carnaval, otro emblema del catálogo de José René Moreno, pero además de entregar una pieza con esencia de dixieland modificó la letra original de Arturo Pinckert Justiniano para dejar una picarezca terminación cuyo protagonista es un ‘paico hecho el puguillo y tabachi’.

“Es una propuesta distinta, para poner en vigencia la música de nuestros compositores que han marcado época en el folclore”, explicó Arturo Molina, responsable de la Unidad de Investigación Folclórica de la Dirección de Cultura, Patrimonio y Turismo de la Alcaldía.

Por su parte, el maestro José René Moreno dio su visto bueno a la producción. “Me siento honrado por este homenaje. El resultado es muy interesante. Estoy agradecido con los gestores y los músicos que estuvieron a cargo porque respetaron mis melodía”, dijo el compositor