Escucha esta nota aquí

Ni mártires, ni santas. Ni tampoco demoníacas. Simplemente mujeres.

Ser mujer no es caminar con la pollera corta y mostrar las pantorrillas. No es zurcir las medias y lavar los trastos de la cocina. Ser mujer no es sonreír y abrir las piernas para saciar su sexo. Ser mujer no es acostarse a dormir por el cansancio, echarse a olvidar sus nostalgias y escuchar el ronquido de un fantasma. Ser mujer no es ser un bello objeto ubicado en algún rincón, como una lámpara o una figura decorativa.

Ser mujer es habitar entre los hombres y compartir con ellos los derechos y las obligaciones. Ser mujer es amar sin detenerse, ser mujer es sonreír después del sexo porque la ternura del hombre es parte de su vida. Ser mujer es mirar de frente sin temor al rechazo, la discriminación y el abandono. Ser mujer es tener la libertad de decir no. También de poner una distancia cuando las cosas no han salido bien. Ser mujer no es taparse el rostro porque una religión o alguna secta se lo dictan. Ser mujer es recibir el sol sobre su cuerpo. Ser mujer es usar pantalones porque son cómodos y aprender a jugar fútbol porque le da la gana. Ser mujer es ingresar a un colegio militar o a un hospital como enfermera. Ser mujer es cocinar porque le gusta. Ser mujer es tener el derecho de elegir sus preferencias. Ser mujer es tener la valentía de desafiar los convencionalismos

Dejémonos de hipocresías y celebremos el día de la mujer (que se celebra el 11 de octubre) cuando todas tengamos las mismas oportunidades y los mismos derechos. Cuando la violencia contra las mujeres no sea la noticia de primer plano en los periódicos de todo el planeta. Cuando la mujer pueda criar a sus hijos sin temor a que la echen de su trabajo. Cuando la mujer pueda ganar un salario justo. Cuando la mujer sea respetada aunque su labor sea de prostituta. Cuando la mujer no sea condenada por lo que le ha tocado hacer para sobrevivir

Para lograrlo mujeres, no eduquemos hijos varones machistas. Los niños y las niñas deben aprender que todos tienen los mismos derechos y obligaciones.