Opinión

... Cara a cara

El Deber Hace 12/21/2017 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

Trump avanza con la principal reforma de su gestión, que es la mayor reducción de los impuestos en los últimos 30 años de EEUU. Un desahogo para las empresas estadounidenses, pero una interrogante sobre los ingresos estatales, que se verán inicialmente afectados. Con menos recursos, se supone que el Estado tendrá menor incidencia en obras y en servicios. Sin embargo, la lógica de Trump es que con más recursos disponibles los privados calentarán la economía, lo que alimenta un círculo virtuoso que le terminará de devolver finalmente al fisco los ingresos recortados. Un enfoque distinto al que se juega por gravar impuestos, sobre todo a los formales. En Bolivia la presión tributaria la soportan mayormente las empresas medianas y grandes legalmente constituidas, pero no alcanza a la gran parte de actores económicos que se camuflan en la informalidad. No estaría mal debatir, al menos, si un desahogo impositivo puede ayudar aquí a reactivar la generación de empleos.

Nuestro exquisito achachairú causa furor en Australia, parte de Europa y de Asia. Con el nombre de ‘achacha’, un emprendimiento familiar industrializa la deliciosa fruta y la promociona con un maravilloso spot televisivo. Un ejemplo de lo que pueden hacer nuestros fruticultores locales para saltar de la producción artesanal a la industrial, con claras posibilidades de exportar y tener una economía de mayor escala. Cuestión de apuesta.

Con Julio Baldivieso se cumple lo de “nadie es profeta en su tierra”. Después de un buen año en Venezuela, fue contratado como entrenador de la selección de Palestina. Agradable novedad para nuestro pálido fútbol la de tener a un seleccionador de exportación.