Escucha esta nota aquí

El exfiscal del caso terrorismo 1, Marcelo Soza, será juzgado en rebeldía y el juicio oral puede arrancar en dos semanas. Esa es la determinación del juez de Sentencia Nº 1 de la Capital, de Sucre, Eduardo González, que ayer, ante la inasistencia del acusado a dos convocatorias, emitió la declaratoria de rebeldía, el arraigo, el embargo de sus bienes y la orden de captura nacional e internacional, y designó una abogada de oficio que asumirá defensa a su nombre.

El juez explicó que, de acuerdo con el procedimiento penal y las modificaciones de la Ley 004 Anticorrupción, se puede proseguir con el juicio en ausencia del acusado; sin embargo, dijo que analiza la posibilidad de algunas consultas de orden constitucional que no paralizarán el trámite del juicio.

En la audiencia de ayer, el juez, luego de escuchar la exposición del fiscal Enrique Montaño, dispuso la declaratoria de rebeldía, arraigo, embargo de bienes y expidió el mandamiento de aprehensión en contra de Soza, que se encuentra refugiado en Brasil desde marzo de 2014. Para ello, designó como su abogada a Marión Carvallo.

El fiscal dijo que anteriormente un juez cautelar dispuso el embargo de bienes de Soza por Bs 70.000 y un vehículo, disposición que fue ratificada por el juez. La audiencia se instaló el lunes, el exfiscal no se presentó, por lo que el juez otorgó 48 horas para que Soza justifique su ausencia, pero este no lo hizo.

El juez dijo que una vez que se publique en los medios de comunicación el auto de declaratoria de rebeldía, convocará una nueva audiencia para comenzar el juicio oral.

Soza fue imputado en febrero de 2014 por incumplimiento a instructivos superiores y por abandono del cargo; en agosto del pasado año, el fiscal general, Ramiro Guerrero, dijo que iniciaría el trámite de extradición tomando en cuenta que el exfiscal se encontraba en Brasil, pero luego de conocer que goza de un refugio temporal, indicó que el trámite quedaba en suspenso.

Soza responde desde Brasil
Desde Brasil, Marcelo Soza dijo que este proceso en su contra demuestra la persecución política que hay hacia su persona. Manifestó que rechaza la imputación por incumplimiento de deberes, indicando que él se encontraba de vacaciones el año pasado cuando el fiscal general le solicitó un informe sobre el caso terrorismo, pero a pesar de ello cumplió con dicha solicitud.

“Tienen la consigna de descalificarme a toda costa para hacer ver a la comunidad internacional que mi declaración o todo lo que diga por los asesinatos que cometió el Gobierno del irlandés y los otros extranjeros no surta efecto, y, para ello, si hay que falsear pruebas, lo van a hacer”, expresó.

Soza dijo que si se revisan los tipos penales, las sanciones en un caso es 30 días de multa y en otro, de 1 a 4 años.

“No mencionaron a Costas”
Por otro lado, ayer, el ex cívico tarijeño Felipe Moza dio una conferencia de prensa para señalar que estuvo cinco años y medio preso por el caso terrorismo junto a Elöd Tóásó y Mario Tadic, y que en ese tiempo estos nunca mencionaron el nombre de Rubén Costas, pero que ahora buscan involucrarlo para recuperar su libertad.
Según Moza, el Gobierno ofrece libertad a quienes involucren a Rubén y otras autoridades