Escucha esta nota aquí

La justicia determinó enviar a la cárcel de Palmasola a Rafael Herrera Vallejos (29), un taxista acusado de drogar a sus pasajeros para robarles dinero y otras pertenencias. Dos víctimas, ambas mujeres, lo identificaron plenamente.

En audiencia, la parte acusadora logró demostrar que el hombre utilizó algún tipo de spray somnífero que provocó una reacción de sueño profundo en sus pasajeros. Aprovechando esta situación, el individuo cometía sus fechorías ayudado por su esposa, quién también fue enviada al penal cruceño.

Una primera víctima dijo que subió al auto del acusado por la avenida Tres Pasos al Frente y que luego de unos minutos perdió el conocimiento. Cuando despertó, se dio cuenta que su dinero no estaba y al reclamarle al taxista, este la sacó a empujones del auto.

Según la mujer, le sustrajo 5.000 dólares y 8.000 bolivianos, además de su teléfono celular, aunque dijo que solo logró recuperar 7.600 bolivianos de todo lo perdido. La otra pasajera afectada, que es de profesión abogada, dio un relato similar e indicó que el hombre le quitó 1.300 dólares que había obtenido producto de un trabajo.