Escucha esta nota aquí

Desmaquillarte, hidratarte… Seguro que ya tienes algunas nociones básicas, pero los expertos quieren que vayas más allá, además de darte algunos consejos para que descanses mejor y que esto se refleje en tu belleza.

Te presentamos algunos secretos que quizás no conocías. ¡Empieza esta misma noche!

1. La piel acumula suciedad durante el día por la contaminación, el polvo… La limpieza es, por tanto, fundamental.

2. Para limpiar tu piel, recurre a la última generación de limpiadores que incorporan liposomas y activos que no solo limpian, sino que también reparan y cuidan la piel. 

3. Después de limpiar la piel, conviene añadir una crema nutritiva para ayudarla en el proceso de renovación. Por la mañana hay que hidratar y proteger, por la noche nutrir y reparar.

4. Aplica tu crema con un ligero masaje, esto ayudará a estimular la circulación sanguínea y dar más brillo a la piel.

5. Es recomendable incluir en tu rutina de belleza cremas o geles post solares que ayuden a calmar la piel y, en algunos casos, incluso a reparar el daño que causa el sol. 

6. Exfolia tu piel una vez a la semana. Ayudará a eliminar células muertas y a que los activos penetren mejor en la piel. La noche es el momento ideal.

7. Hidrata tu piel. El sol la ha castigado durante el día y necesita una hidratación extra.

8. Practica deporte unas 4 o 5 horas antes de ir a dormir. Ayudarás a que tu cuerpo, al recuperarse, reduzca su temperatura y facilite la conciliación del sueño.

9. Cena al menos tres horas antes de ir a dormir. Trata que sea algo de fácil digestión, como cremas, sopas o purés. Evita los carbohidratos ya que aportan energía al cuerpo.

10. No olvides tomar complementos alimenticios ricos en vitaminas y antioxidantes. Tu piel necesita cuidarse tanto por dentro como por fuera.

11. Relájate con un baño de aceites aromatizados antes de dormir. Te ayudará a conciliar el sueño un poco más tarde.

12. Toma té antioxidante durante el día e infusiones por la noche. Algunas hierbas, como la valeriana y la tila, ayudan a conciliar el sueño.

13. La luz artificial de las pantallas de móviles, tablets, ordenadores… antes de ir a dormir pueden aumentar el estado de alerta. Lee un libro y ¡desconecta!

14. Utiliza cremas que incorporen antioxidantes, ya que evitan la formación de radicales libres y, por lo tanto, potencian el subsistema inmunológico cutáneo. Son tu mejor aliado.

15. Cuida tu pelo, especialmente castigado por el sol. Si lo tienes más frágil y quebradizo cuídalo con mascarillas y siliconas reparadoras.

16.   Si no lo has hecho ya, añade a tu dieta verduras, frutas, legumbres, zumos… Y bebe agua frecuentemente.

17. La vitamina C es un antioxidante reconocido. Algunas cremas, ampollas y complementos alimenticios la incorporan.

18. Un activo complementario a la vitamina C es el ácido glicólico. Los tratamientos que combinan ambos ingredientes favorecen la regeneración de la piel.

19. Hay despigmentantes específicos, formulados con ácido azelaico, 4-butilresorcinol y otros activos, que ayudan a eliminar las manchas causadas por el sol. La noche es el momento ideal para aplicártelos. 

20. Algunos ingredientes pueden ser fotosensibles. El retinol es uno de ellos, por lo que siempre se ha aconsejado exclusivamente de noche.