Un inusual operativo policial, que se realizó anoche por los alrededores del barrio Las Palmas, provocó una movilización ciudadana ante el temor de que se intentara detener al periodista cruceño Carlos Valverde, que el 3 de febrero denunció el caso de tráfico de influencias que involucra al presidente Evo Morales.

La versión fue desmentida por tres ministros

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, descartó, en un canal de televisión, que el operativo policial esté dirigido a detener al comunicador, sino que coincidió con una batida para capturar a una persona acusada de narcotráfico. Según testigos, en el operativo participaron agentes de Tránsito, de la UTOP e Inteligencia policial.

El diputado opositor Tomás Monasterio, de UD, que denunció el caso de Sejas Rosales y que se acercó al lugar del operativo, dijo que desconocía esta movilización policial.

En criterio del legislador, la Policía tuvo mucho tiempo para buscar a la persona, que tiene orden de apremio de la Interpol emitida a finales de agosto del año pasado.

Posteriormente, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, reforzó la versión de Romero y a las 23:00 el Ministerio de Gobierno emitió un comunicado oficial descartando la existencia de una orden para detener al periodista Valverde