Escucha esta nota aquí

La madrugada del sábado fue fatídica para los habitantes de Cobija, pues ese día se desboró el río Acre e inundó, al menos, siete barrios de la capital pandina.

En la Gobernación estiman que más de 8.000 familias se encuentran damnificadas y sin esperanza de volver, a corto plazo, a sus viviendas. Más de 4.000 personas se encuentran refugiadas en los colegios y coliseos de la capital de Pando.

En las localidades vecinas de Brasiléia y Epitaciolandia, en Brasil, las aguas del río Acre también hacen estragos. Una comisión de la Asamblea Legislativa del estado de Acre y las autoridades de ese país recorrieron las zonas anegadas para prestar ayuda a la población