Escucha esta nota aquí

Santa Cruz de la Sierra, la ciudad más poblada del país, que es símbolo de desarrollo, conmemora hoy 454 años de fundación. A diferencia de otras administraciones, este año el Comité pro Santa Cruz y el Concejo Municipal hicieron gestiones para que esta fecha no pase desapercibida como hasta ahora, sino más bien que se la celebre con el realce que amerita y que en instituciones locales y centros educativos se lleven a cabo actos cívicos.

La Asamblea Legislativa Departamental aprobó una ley que reconoce como histórica la fecha del nacimiento de la identidad del ser cruceño. Las autoridades regionales confían en que el próximo año la Asamblea Legislativa Plurinacional considerará el pedido cruceño para que se declare esta fecha como un día feriado no laborable.

Los cruceños tienen mucho que destacar. Su gente es mayoritariamente joven, según datos del último Censo Nacional, la población de 18 años y más, que está en edad de votar, sobrepasa los 920.000 ciudadanos.

En educación las cifras son alentadoras porque casi el 99% de los ciudadanos están alfabetizados y un 47,8% tiene formación secundaria y los que poseen un nivel de estudio superior alcanzan a 27,6%.

En salud también hay avances importantes, porque un 90% de la población femenina, de 15 años a más, prefiere llegar a un establecimiento de salud para hacerse atender en el parto.

El crecimiento
En los últimos años, la urbe cruceña ha sufrido un crecimiento acelerado, lo que la ha convertido en una ciudad con mucho caos.

La planificación que se encaró en distintas gestiones resultó rebasada. De acuerdo con el último censo de 2012, la capital cruceña tiene 1.454.539 habitantes (721.661 hombres y 732.878 mujeres), que la ubica como la más poblada del país, dejando atrás a La Paz y Cochabamba.

Esta cifra deja lejos a la capital cruceña de 1943, cuando abarcaba 200 manzanas, tenía una población de 32.000 habitantes y comprendía seis cuadras al norte, ocho al este, 10 al sur y cinco al oeste.

En 1958 el plan Techint ideó un radio-concéntrico, siguiendo las ideas de principios de siglo de la ‘ciudad jardín’. Se propuso la conformación de unidades vecinales y equipamiento social centralizado. Este proyecto se hizo para una población de 180.000 habitantes y basado en él se construyeron las redes de agua potable (desde 1961), de alcantarillado sanitario (1962) y el enlosetado (1966).

Hasta 1978 se construyeron las redes de alcantarillado, de telefonía, energía eléctrica y la pavimentación hasta el segundo anillo, incluyendo plazas, camellones, alamedas y parques. El plan director de 1978, con 14.000 hectáreas, incorporó una amplia extensión de área urbanizable fuera del cuarto anillo. La actual mancha urbana supera las 38.000 hectáreas.

Qué hacer
La arquitecta Rim Safar percibe una ciudad que busca un orden, por lo que cree que se hace indispensable que se termine de aplicar el Código de Urbanismo y Obras y que se comience a trabajar con los municipios aledaños.

Para Safar, la capital cruceña es líder en imagen urbana a escala nacional, pues su infraestructura, edificios, parques y otros aspectos son copiados y adaptados para otras ciudades.

A su vez, el arquitecto Fernando Prado lamenta que la tendencia actual que marca la ciudad sea que la gente más pudiente económicamente se asienta en zonas definidas y quienes tienen menos recursos hacen lo mismo en otros lugares, lo que marca una segregación social y crea más bolsones de pobreza.

Critica que la ciudad se haya expandido sin planificación ni control, movida principalmente por la especulación inmobiliaria, lo que hace difícil llegar con los servicios básicos, y coincide con Safar en que la ciudad todavía no se ha podido consolidar como metrópoli y que para ello necesita encarar un liderazgo desprendido y visionario, y trabajar en la calidad de servicios que se prestan a la población.

Falta coordinar

El presidente del Colegio de Arquitectos de Santa Cruz, Mario Aguilera, señala que desde los años 50 hasta antes de finales del siglo XX la ciudad ha sido pensada siempre a futuro, aunque con altibajos y aciertos.

“Sin embargo, en estos últimos años la planificación se ha visto rebasada por el vertiginoso crecimiento de la mancha urbana, fruto de acelerados procesos de migración, asentamientos informales y también por intereses económicos que promueven loteamientos y especulación de tierras”, remarcó.

Frente a este panorama cree que urge repensar la planificación con una mirada metropolitana, que englobe a todos los involucrados en el diario convivir: Santa Cruz de la Sierra, Warnes, Porongo, La Guardia y Cotoca.

Aguilera también afirma que hay grandes potencialidades que no han sido bien aprovechadas, como la cuenca del río Piraí, los espacios verdes que una vez consolidados ofrecerán al ciudadano opciones de esparcimiento.

Ve necesario hacer cumplir lo legislado, legalizar lo ya asentado y potenciar lo que ya se tiene, encarando grandes retos que no se han terminado de resolver: el tráfico vehicular, el transporte público, los asentamientos gremiales y las áreas periféricas urbanizadas de forma espontánea