Escucha esta nota aquí

El duelo de esta tarde en Montero (15:00), entre Guabirá y Oriente, es una final para el equipo albiverde, que busca asegurar el cuarto cupo para la Copa Libertadores del próximo año. Los dirigidos por el DT Francisco Takeo solo necesitan un empate para ser inalcanzables en el tercer lugar de la tabla acumulada (sumatoria de los tres últimos torneos). Los rojos se juegan un lugar en la Sudamericana.

Los refineros tienen 99 puntos en la acumulada (por detrás de Bolívar y The Strongest, que están clasificados para la fase de grupos de la Libertadores de 2018). Entre tanto, Blooming, que es cuarto, se encuentra a seis unidades por debajo. En ese sentido, Oriente también puede asegurar su cupo si es que los celestes cruceños pierden o empatan ante Wilstermann hoy en Cochabamba. De esa manera, no importará si los albiverdes no ganan en las dos últimas jornadas. El tercer cupo a la Libertadores será para el tercero del torneo Clausura.

La única baja segura en Oriente es la de Diego Suárez, el volante mixto que tiene una lesión en la rodilla izquierda sufrida en el anterior partido contra Wilstermann. En su lugar es un hecho de que el entrenador pondrá a Alexis Ribera, que fue su reemplazante ante los aviadores.

El resto del equipo se mantendrá, pues Takeo confía en tener un mejor rendimiento del que se vio en el anterior encuentro ante los aviadores.

El colombiano Johnny Mostasilla seguirá acompañando a Luis Haquin en la última línea, mientras que Marcel Román seguirá siendo el caudillo en la mitad de la cancha, pese a que viene arrastrando una molestia en el tobillo izquierdo.

En el ataque, José Alí Meza y Maximiliano Freitas esperan volver a ser determinantes como lo fueron el jueves en el estadio Tahuichi, donde ambos anotaron y aseguraron los tres puntos que son claves para acercarse más a la Copa Libertadores ocupando la plaza de Bolivia 4.

También obligado a ganar

Para los azucareros ganar también es una prioridad, sobre todo jugando en casa, pues deben asegurar un cupo para la Sudamericana 2018, ya que de ser así volverá a un torneo internacional luego de 22 años (la última participación fue en 1996).

Los azucareros están en la séptima posición de la tabla acumulada, con 81 puntos, igualados con Real Potosí, por ahora ambos clasificados a la Sudamericana, pero aún faltan dos partidos por jugar (contando la fecha de hoy) y Nacional Potosí está por detrás con 78 unidades, es decir, que puede alcanzar a ambos si es que tropiezan.

Los dirigidos por Víctor Hugo Antelo confían en asegurar el cupo esta tarde ante su gente y en su estadio, donde son casi imbatibles. Es un hecho de que Marcelo Aguirre y Gualberto Mojica serán los encargados de ponerse el equipo al hombro, mientras que José Alfredo Castillo confía en salir de la sequía que lo tiene varios encuentros sin anotar.