Escucha esta nota aquí

El arquero Carlos Lampe y el pívot Matías Sandes se enfrentaron en una cancha de básquet por la Liga Sudamericana de Clubes hace casi 15 años. Este viernes se reencontraron en Casa Amarilla, el predio de Boca Juniors en Buenos Aires. Ambos ahora defienden los colores azul y oro, pero uno en el fútbol y el otro en el baloncesto.

Te puede interesar: Mirá los consejos que le da José Luis Chilavert a Carlos Lampe

La noche del 7 de febrero de 2004, Boca se impuso con autoridad por 121 a 59 frente a Real Santa Cruz por la Liga Sudamericana de Básquet. Aquél partido, a pesar de los 62 puntos de diferencia, quedó grabado en la memoria de uno de los jugadores del conjunto boliviano: con la 10 en la espalda, Carlos Lampe enfrentaba a Boca y no se imaginaba que poco más de 14 años después se sumaría al club para defender el arco del equipo de fútbol profesional.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Hinchas de San Lorenzo le dan espaldarazo a Lampe

“Me acuerdo de todo porque viajé mucho y conocí todo mi país con el básquet. Solo dos veces jugué fuera, una de ellas fue en Santiago de Chile cuando enfrentamos a Boca por la Liga Sudamericana. Es mucha casualidad porque después estuve más de dos años y medio en Chile y ahora me toca llegar a la Argentina para atajar en Boca”, recordó el arquero, según una publicación en el portal oficial del club.

Entre los rivales de Lampe aquella noche en Santiago de Chile se destacó Matías Sandes, allí con 19 años y hoy uno de los principales referentes del conjunto de Guillermo Narvarte. Curiosidades del deporte y de la vida, ahora vuelven a encontrarse con los mismos colores de por medio, pero uno con el aro entre ceja y ceja y el otro encargado de defender el arco.

“Por supuesto que me acuerdo de Matías, pero pensaba que teníamos la misma edad”, reconoció Lampe y abrazó al ala pivot que aquella noche convirtió seis puntos y tuvo tres rebotes frente a Real Santa Cruz, equipo que defendió Lampe. El Grupo A en aquel certamen también lo integraron Cocodrilos de Caracas y el anfitrión Universidad Católica.

“En ese equipo éramos todos jóvenes, el más grande era Paolo Quintero, que tendría unos 25 años, y nos dirigía Sergio Hernández. A pesar de la juventud, fue una muy buena época para el básquet de Boca”, recordó Sandes en la publicación del club. Por aquellos años, el club festejaba la Liga Nacional 2003-04, lograba cinco Copas Argentinas consecutivas (entre 2002 y 2006) y, a nivel internacional, un tricampeonato del torneo Sudamericano de Clubes Campeones (de 2004 a 2006).

En el repaso de aquel partido de la Liga Sudamericana, Lampe recordó los 4 minutos que tuvo en chancha y el doble que llegó a convertir, un tanto celebrado por más que solo fuera para darle forma al resultado. “Me acuerdo de todo porque enfrente tenía a Boca. Si me preguntas por los otros equipos no me acuerdo de nada. Por lo que significa Boca y por la Oveja Hernández, que después dirigió a la selección, me acuerdo todo lo que fue aquel partido”, remató el arquero.