La ministra sudafricana de Desarrollo Social criticó la decisión de una ciudad del sureste del país de conceder becas universitarias a jóvenes estudiantes que se mantengan vírgenes hasta el final de sus estudios.

"En el mejor de los casos son argumentos desacertados que protegen una práctica evidentemente nociva arraigada en hábitos patriarcales que sirven para oprimir a las mujeres", escribió Babathile Dlamini en la web Daily Maverick.

El ayuntamiento de Uthulkela, en la provincia de Kwazulu-Natal, otorgó el mes pasado 16 becas a jóvenes estudiantes con la condición de que se mantengan vírgenes hasta el final de sus estudios.

El alcalde de la ciudad, Dudu Mazibuko, que no pudo ser contactado, justificó la decisión para reducir la propagación de enfermedades de transmisión sexual y el riesgo de embarazos no deseados. Las beneficiarias de las becas tienen que someterse a pruebas cada vez que empieza el curso para demostrar que no han perdido la virginidad.

Sudáfrica es uno de los países del mundo donde más agresiones sexuales se cometen, unas 50.000 al año, según cifras oficiales.