Escucha esta nota aquí

¿Eres de los que pide Coca Cola light para bajar de peso y no sentir remordimiento de consciencia? Lamentamos decirte que estas equivocado.

Pues un estudio de la revista de la Sociedad Americana de Geriatría, publicado en la revista Times, concluye que las personas que consumían este tipo de bebidas tenían casi el triple de grasa abdominal si se comparaban, en un período de nueve años, con personas que no las ingerían.

En la investigación se estudiaron a 749 personas mayores de 65 años a los que se les pidió informar cada dos años la cantidad de bebida que consumían al día, diferenciando los light de los normales.

Como resultado, las personas que no bebían gaseosas light aumentaron en 2,3 centímetros sus cinturas, mientras que las que lo hacían moderadamente aumentaron en 4,5 centímetros y las que sólo beben este tipo de gaseosa lo hicieron en 8,1.

"Nuestro cuerpo está acostumbrado a saber que un sabor dulce significa consumir energía en forma de calorías, sin embargo, los edulcorantes artificiales confunden nuestro cuerpo y debilitan la relación dulzura/calorías en nuestro cerebro. Esto nos puede llevar a tener más antojos de golosinas dulces y por ende, a ganar más peso”, señaló Helen Hazuda, profesora de medicina.