Escucha esta nota aquí

A las 19:45 de ayer la asamblea de los trabajadores de salud decidió llevar adelante un nuevo paro, de 72 horas, desde hoy hasta el jueves en todos los nosocomios de la ciudad, con las demandas de creación de más ítems en los hospitales de primer y segundo nivel, y porque los contratos dejen de ser temporales y se conviertan en indefinidos para asegurar la estabilidad laboral.

Previamente, la dirigencia del Colegio Médico estuvo en una maratónica audiencia pública en el Concejo Municipal para escuchar los argumentos de la Alcaldía de su negativa de acceder a la propuesta de los galenos, sesión que terminó en agresiones verbales de los vecinos hacia los médicos y donde la presidenta del órgano deliberante, Angélica Sosa, aseguró que de decretarse el paro ingresará en huelga de hambre “en defensa del pueblo, que es el verdadero afectado con la medida de presión”.

En la reunión se contó con la participación de otras instituciones, como el Comité pro Santa Cruz y algunos colegios de profesionales, como de arquitectos, ingenieros y abogados, y el representante de la Defensoría del Pueblo, Hernán Cabrera, quien abogó por que se abra urgentemente el diálogo porque la única perjudicada con un paro es la ciudadanía. También participó, por algunos minutos, el ministro de Autonomías, Hugo Siles, que respaldó la ley de salud aprobada por la Alcaldía hace una semana, porque la considera constitucional. No obstante, la norma es cuestionada por los médicos porque dicen que no fue consensuada.

Ofrecimientos
Durante el largo fin de semana Sosa y su equipo de trabajo buscaron entablar diálogo con el sector en conflicto, llegando a ofrecer primero 50, luego 75 y finalmente 100 ítems, aunque los galenos insistieron en que sea como mínimo 150.

El municipio también accedió a cambiar el tenor de los contratos, en los que se garanticen los derechos constitucionales de los trabajadores, documentos que están siendo analizados por un equipo jurídico.
A lo largo de la jornada la comuna resquebrajó la unidad del sector, pues un grupo de auxiliares de enfermeras firmó los contratos, situación que enojó a sus colegas, que pedirán explicación a su dirigencia.

Determinación
En la asamblea los médicos revelaron que todos los ofrecimientos fueron de palabra, es decir, no hay nada escrito, por lo que decidieron ir al paro con el compromiso de levantar la medida si hay acercamientos con ofrecimientos reales. “No pueden haber medidas intransigentes, voy a la huelga por el bienestar del pueblo”, agregó Sosa