Escucha esta nota aquí

Cuatro municipios, dos comunidades indígenas, más de 5.000 personas de aproximadamente 1.100 familias damnificadas deja el desborde de los ríos Acre y Tahuamanu en el departamento de Pando, según información de su Gobernador, Edgar Polanco. 

"Las aguas del río Acre alcanzaron los 15,55 metros. Hoy tenemos la grata novedad de que el río ha empezado a descender muy lentamente, a razón de un centímetro por hora", detalló la autoridad en entrevista con Cadena A. 

La máxima autoridad regional explicó que todavía se necesitan víveres y vituallas para atender a la población que perdió sus viviendas, mientras se planifica las tareas de limpieza y reubicación posteriores a la tragedia. 

"Son dos momentos, el tema de la inundación, el rescate de la gente y la instalación de albergues y después la reubicación, devolver a esa gente a sus casas. Van a haber enfermedades y por eso necesitamos medicamentos para esa etapa", resaltó Polanco. 

Además informó que en los municipios de Porvenir y Bolpebra también existen personas afectadas por las inundaciones, mismas que son socorridas con el helicóptero que el Gobierno envió a Cobija. 

"Tenemos una programación para atender al área rural con agua y alimentos. Se agradece la recolección de ropa, agua y útiles escolares (...) Gracias por la colaboración y esperemos que la situación mejore pronto", concluyó el Gobernador. 

El Gobierno entregó ayer otras 3,8 toneladas de víveres, por lo que la ayuda entregada alcanza las 12 toneladas. El vicepresidente, Álvaro García Linera, que ayer estuvo en la zona, confirmó la reubicación definitiva de las familias que perdieron sus casas por la riada. 

Escucha el audio del periodista Ruy D`Alencar desde Cobija,

,


Consideran que lo peor ya pasó en Cobija
?
?Sandro Alvarado, responsable del Centro de Operaciones de Emergencia en Pando (COE), Sandro Alvarado, dijo que lo peor ya pasó en la ciudad de Cobija, haciendo referencia al descenso del nivel de las aguas del río Acre, a tiempo de afirmar que se preparan para realizar una evaluación en los diferentes barrios que fueron afectados.

“Los más grave ya pasó, el nivel de las aguas está descendiendo, nos toca hacer las acciones con las diferentes autoridades en los barrios afectados. La tarea en estos momentos es paliar la alimentación de los damnificados y posteriormente la evaluación de daños”, explicó Alvarado.