Escucha esta nota aquí

El joven jurista austríaco Max Schrems, quien logró este martes que la justicia europea invalidara el acuerdo entre la Unión Europea y Estados Unidos para transferir datos personales de millones de usuarios, se ha convertido en una pesadilla para Facebook.

Cuatro años después de que Schrems, quien cumplirá 28 años este mes, iniciara su combate contra el Goliat de internet, el Tribunal de Justicia europeo invalidó el acuerdo, debido a las revelaciones de espionaje masivo de las agencias estadounidenses, una decisión que afecta a gigantes como Facebook.

Schrems, usuario de Facebook desde 2007, cuenta habitualmente a los periodistas como surgió la idea de esta lucha. Fue durante una conferencia en Silicon Valley (Estados Unidos).

"Los estadounidenses se burlaban abiertamente de los europeos" por insistir en los derechos fundamentales, recuerda. "Decían que no pasaría nada si no se respetaban" las leyes europeas sobre protección de datos personales.

A su regreso a Austria, el estudiante pidió a Facebook que le enviara una recopilación de sus datos personales y recibió un archivo con 1.222 páginas que detallaba todas sus informaciones presentes en esta red social, incluso las que creía haber suprimido.

El nuevo petróleo en las redes 

Para los gigantes de internet, "los datos personales son el nuevo petróleo. Quieren adquirirlos, eso es todo", subraya Schrems, quien en agosto de 2011 denunció a Facebook por primera vez por detención abusiva de datos personales en Irlanda, sede europea de esa red social.

Cuatro años después, la decisión del martes "es un hito en lo que concierne a la privacidad en línea", estimó Schrems en una declaración.

"Aclara que la vigilancia masiva viola nuestros derechos fundamentales. La decisión es un golpe mayor a la vigilancia global de Estados Unidos que reposa principalmente en empresas privadas", agregó.

No obstante, Schrems continúa utilizando Facebook, "una herramienta formidable para mantenerse en contacto con sus conocidos".

"Pero nunca he compartido informaciones demasiado personales", se apresura a agregar.

La mayor demanda contra Facebook 

Por otra parte, Schrems lidera la mayor demanda colectiva interpuesta en Europa contra Facebook por presunto uso ilegal de datos personales, tras apelar el fallo de un tribunal de Austria que se declaró incompetente en julio para juzgar esta acción colectiva.

El joven militante apeló a todos los usuarios de Facebook para que apoyaran su iniciativa ante la justicia austríaca a través de la web www.fbclaim.com.

A falta de medios para verificar la identidad de cada uno, el joven limitó por ahora a 25.000 el número de codemandantes, quienes reclaman a Facebook 500 euros (650 dólares) cada uno en concepto de daños y perjuicios.
?