Escucha esta nota aquí

La nueva generación de la plataforma multimedia Chevrolet MyLink seguramente marca un gran paso adelante en la integración completa entre los smartphones Android Auto y Apple CarPlay, que permiten disfrutar las nuevas funciones del computador de abordo. El sistema Bluetooth puede enlazar hasta diez teléfonos celulares, enviar mensajes, buscar las mejores rutas y acceder a la playlists, conectando el propio teléfono con el cable usb a la consola de la pantalla táctil de 7 pulgadas de alta precisión con botones de acceso rápido. Con el restyling, la nueva Tracker cambió los faros delanteros, la parrilla, el paragolpes delantero y el nuevo diseño de llantas en aleación. También viene con encendido sin llave, las luces diurnas leds delanteras y traseras, faros con proyector y antinieblas. La nueva Tracker apunta a aumentar su valor agregado utilizando la tecnología de comunicación digital en función de las aplicaciones  presentes en los celulares. Desde un punto de vista mecánico, el Chevrolet Tracker tiene un motor 1.8 lt., 16 válvulas, cuatro cilindros en línea que brindan en su conjunto 140 HP, 178 Nm de torque y una transmisión automática de 6 velocidades y una dirección hidráulica. Este SUV urbano cuenta con 6 airbags, frenos ABS con EBD, asistente de parqueo posterior, cámara de retro y anclaje para ISOFIX. El Tracker que probamos es equipado con llantas de aleación de 18 pulgadas.

A bordo...

Desde los primeros instantes en nuestro recorrido por la ciudad, se pudo constatar que las suspensiones son suaves y garantizan un buen nivel de confort al interior del habitáculo. En la prueba de los conos se destacó la diferencia con el sistema de control de estabilidad, que se activa per defecto de manera automática al arrancar el vehículo. Hasta los 35 km/h no se advierten movimientos bruscos en la parte trasera ni se escucha el ruido de las llantas en las
curvas cerradas. Sin embargo, se pudo notar una mayor estabilidad en las curvas de amplio radio, con una velocidad superior a los 70 km/h. Cuando activamos la caja secuencial, posicionando la palanca en la letra “M”, nos costó un poco acostumbrarnos a cambiar las velocidades apretando
el botón ubicado en la parte superior de la misma. En la prueba de frenado, el coche es estable y no genera el movimiento de cabeceo en la parte delantera. En cuanto a la aceleración, arriba de la
4.000 rpm, el sonido del motor se vuelve intenso de manera limpia y sin retumbe, ofreciendo un toque de deportividad.