Escucha esta nota aquí

Como el primer día, la gasificación de la Policía a los cocaleros fue cerca del mediodía, pero ayer se tornó más violenta porque hubo 40 cocaleros detenidos y 11 motocicletas dañadas, según el reporte de la Policía. Uno de los detenidos es un menor de 14 años que fue interrogado sin la presencia de la Defensoría del Pueblo, que en este caso específico no emitió ningún cirterio y su principal responsable, David Tezanos, no se asomó. 

En el enfrentamiento, los cocaleros lograron abrir las puertas de Adepcoca, que es su mercado legal y reclaman que el Gobierno no intervenga. Ayer, después de la incursión cocalera, los dirigentes que están parapetados dijeron que se descubrió una caja fuerte que pertenecería al ejecutivo, Franklin Durán.

Un equipo de prensa del canal Abya Yala fue agredido por los cocaleros, que arrebataron al camarógrafo su equipo, además de la cartera y el celular de la periodista de ese medio.

Los dirigentes decidieron conformar una comisión de vigilia que llamó de inmediato al relevo de los cocaleros que están en La Paz con otras personas. Asimismo, denunciaron que los heridos que causa la Policía nunca son atendidos y que ellos deben recurrir a los médicos que trabajan en Yungas para curarlos.

El viceministro de la Coca, Froilán Luna, llamó a dialogar a las 16 regionales de cocaleros, aunque dijo que de esta negociación no podrá participar el líder cocalero Franklin Gutiérrez.