Escucha esta nota aquí

Un grupo de importadores bloquea la Almacenera Boliviana (Albo) exigiendo a la Aduana la derogación del decreto supremo 2295 que regula el proceso de nacionalización en frontera de mercaderías. Desde la Aduana aseguran que este tema no es de su competencia, sino más bien del Viceministerio de Política Tributaria.

Uvaldo Condori, portavoz de los manifestantes, criticó que esta norma tributaria está ocasionando pérdidas al sector importador. Al mismo tiempo no descartó que este sobreprecio que están pagando en las fronteras sea trasladado al bolsillo del consumidor final.

“No están dadas las condiciones para que se nacionalice en fronteras las mercaderías, nuestros costos se están incrementando en un 200%, nosotros no estamos dispuestos a correr con estas pérdidas, por eso pedimos que se derogue el decreto supremo 2295”, aseguró Condori.

Desde la Aduana afirman que desde la aplicación de la normativa tributaria han desarrollado su tarea en la medida de sus posibilidades; sin embargo, la logística con la que cuentan no da abasto para aplicar la nacionalización de la mercadería en los puestos fronterizos.

Este miércoles 23 de abril, se conoció que, de los 400 camiones que ingresaron por la zona aduanera de Tambo Quemado, solo se validaron un par de Declaraciones Únicas de Importación (DUIs).

El viernes 20 de marzo, el Gobierno aprobó el Decreto Supremo 2295 que regula el proceso de nacionalización en frontera de mercaderías de fácil reconocimiento y homogéneas, que permitirá concluir un trámite en un máximo de 24 horas.

La norma dice que la nacionalización se hará en Puerto Suárez, Desaguadero, Tambo Quemado, Bermejo, Yacuiba, Villazón, Villamontes y Pisiga.