Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales rechazó el martes la intención de privatizar la responsabilidad climática que tienen los países desarrollados y afirmó que se gasta más en la guerra que en combatir el calentamiento global y sus consecuencias.

Morales participa en una cumbre en París, donde dignatarios y dirigentes mundiales buscan recursos contra el calentamiento global y compromisos para canalizar masivas inversiones dirigidas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Después de la celebración del Acuerdo de París (en 2015) estamos nuevamente reunidos y nuevamente debatiendo los mismo problemas de estancamiento del financiamiento para una lucha efectiva en contra del cambio climático. En tanto los países desarrollados no cumplan el compromiso de garantizar mayor provisión de financiamiento, transferencia de tecnología y desarrollo de capacidades, no podremos alcanzar nuestras metas", dijo.

En una conferencia de prensa, el mandatario boliviano señaló que los países industrializados tienen el compromiso de hacer una contribución anual de $us 100.000 millones para el denominado financiamiento climático.  

"En dos años sólo se ha asignado la décima parte de ese monto" y "vemos con mucha preocupación que se pretenda transferir estas responsabilidades al sector privado, ese es un gravísimo error histórico; la privatización de esta responsabilidad traerá consecuencias irreversibles", advirtió.

Para el líder socialista el capitalismo es el problema y no la solución al cambio climático.

Te puede interesar: Evo denuncia que EEUU 'es el mayor contaminante del planeta'

"La privatización es sinónimo del capitalismo, no se puede resolver con más capitalismo al crisis provocada por el capitalismo. Pretender que este sistema resuelva la crisis del cambio climático es como pretender darle la responsabilidad al zorro de cuidar el gallinero", ilustró.

De acuerdo con Morales y datos de Naciones Unidas, sólo para la mitigación del calentamiento global debe invertirse cada año el 3% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial; mientras que el financiamiento para atender los temas de adaptación, mitigación, tecnología y bosques debería ser del 6% del PIB de los países desarrollados.

"Lamentablemente se gasta más en la guerra que en combatir al cambio climático y sus consecuencias", lamentó.

Morales puso como ejemplo el gasto militar de Estados Unidos (EEUU), el principal contaminador del planeta y cuyo gobierno, de Donald Trump, decidió abandonar el Acuerdo de París.

"EEUU abandona el Acuerdo de París, desprecia a la comunidad internacional, su prioridad es la guerra, las intervenciones. Su gasto militar para 2018 llegará a cerca de $us 700.000 millones", apuntó.

A su juicio, al darle la espalda al Acuerdo de París y dedicar tantos recursos a la guerra, EEUU construye muros físicos entre hermanos y "un muro que puede privar a nuestras generaciones futuras a su derechos a la vida, EEUU es la principal amenaza contra la familia humana y la Madre Tierra".