Opinión

Cara a Cara

PEDRO RIVERO JORDAN Hace 2/24/2019 3:14:00 PM

Después del día ‘D’, las tensiones siguen disparadas en Venezuela, donde se mantiene la disputa por la distribución de la ayuda humanitaria acumulada en distintos pasos fronterizos de ese país, bloqueados por la Fuerza Armada. En prolongado discurso frente a una masiva concentración callejera, un exultante Nicolás Maduro proclamó que el ‘golpe de Estado’ en su contra había fracasado y anunció la ruptura de relaciones con Colombia. En el primer mes de su mandato, pero con un protagonismo mucho menor, al presidente encargado Juan Guaidó se lo vio más cauto y arropado entre los mandatarios de otros países, como Colombia y Chile, además del secretario de la OEA, Luis Almagro. La crisis profunda continúa en la patria del Libertador y su resolución sigue siendo de lo más incierta, sin que sea posible descartar ninguna opción.

En su artículo 21, la CPE reconoce como derecho a todos los ciudadanos la libertad de residencia, permanencia y circulación en todo el territorio boliviano; sin embargo, hay restricciones torpes e inadmisibles a ese derecho, como las que abusiva y arbitrariamente se imponen a los opositores o disidentes que no tienen pisada en la plaza Murillo o en el Chapare, y en otras zonas rurales para hacer campaña en un tiempo intensamente electoralizado. El vicepresidente del Estado ha dicho que todo el mundo tiene derecho a desplazarse donde vea conveniente porque Bolivia es un país democrático. A ver si lo entienden los caciquillos duros de la cabeza.

En Nicaragua, dos opositores del presidente Daniel Ortega, ambos líderes campesinos, fueron condenados a ¡más de 400 años de cárcel! por dirigir las protestas en su contra en 2018 y que causaron más de 300 muertes entre la población civil de la sufrida nación centroamericana. Las penas, calificadas como “exageradas y sin precedentes”, fueron dictadas por un magistrado descrito como ‘fiel’ al sátrapa, cuyo resquebrajado régimen ha criminalizado a la disidencia en su país.