Escucha esta nota aquí

El presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, dijo este martes que el Gobierno no está interesado en la actividad extractora de minerales. En ese sentido, ratificó que no van a nacionalizar la mina San Cristóbal. La autoridad destacó que el 90% de las regalías que recibe Potosí provienen de esta mina privada.
 
“El Gobierno no va a incursionar, en la medida de lo posible, en la extracción de minerales, vamos a incursionar en la industrialización de minerales porque es más rentable. Cuando llegamos al Gobierno dijimos que íbamos a nacionalizar lo que era del Estado; San Cristóbal no fue un emprendimiento estatal, fue privado”, indicó García Linera. 

San Cristóbal, la mayor compañía minera privada de Bolivia, administrada por la japonesa Sumitomo, produce a cielo abierto plata, plomo y zinc en la región andina de Potosí, removiendo a diario 150.000 toneladas de roca para procesar unas 40.000 toneladas de minerales, según datos de la empresa.

La minería no sostiene al país

La autoridad indicó que en la actualidad la minería no sostiene a Bolivia, es parte de su actividad, pero ya no juega un papel fundamental como lo hacía antes. “El Estado se dirigirá a áreas de alta rentabilidad para distribuir las ganancias entre los bolivianos”, añadió.

Inversiones para Potosí

Álvaro García Linera aprovechó los 205 años de la gesta libertaria de Potosí para reiterar las importantes inversiones que realiza y tiene previsto implementar el Gobierno para diversificar la economía industrial de ese departamento.

En litio, 920 millones de dólares; en carreteras construidas 250 millones, en construcción 640 millones; hospitales 120 millones; energía eléctrica, hemos hecho el diseño final 330 millones; luego otros proyectos más pequeños, "Evo Cumple", 880 millones de bolivianos”, explicó.