Escucha esta nota aquí

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron este miércoles en La Habana un alto el fuego unilateral de un mes a partir del próximo 20 de julio. 

La guerrilla colombiana adoptó esa decisión en respuesta al llamamiento de los países garantes (Cuba y Noruega) y acompañantes (Venezuela y Chile) del proceso de paz para rebajar la intensidad del conflicto, según indican las FARC en una declaración leída ante los medios por su número dos y jefe negociador, "Iván Márquez" (alias de Luciano Marín Arango).

"Anunciamos nuestra disposición de ordenar un cese al fuego unilateral a partir del 20 de julio, por un mes. Buscamos con ello generar condiciones favorables para avanzar con la contraparte en la concreción del alto el fuego bilateral y definitivo", señalan las FARC.

En el comunicado, fechado en La Habana como sede de los diálogos
de paz
y firmado por el Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC, la guerrilla saluda el llamamiento que hicieron ayer en Cuba
los Gobiernos garantes y acompañantes de los diálogos de paz, que instaron a las partes a un "desescalamiento urgente" del conflicto y
a adoptar medidas para la construcción de confianza.

"Vinimos a Cuba a alcanzar un acuerdo de paz, a poner fin a una
guerra que sobrepasa el medio siglo. Nada puede complacernos más que acabar definitivamente con la confrontación, la violencia, la
generación de nuevas víctimas y el sufrimiento del pueblo colombiano
a consecuencia del conflicto", asegura el grupo insurgente.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, valoró el gesto que supone el cese el fuego durante un mes anunciado por las FARC y le reclamó a esa guerrilla que tome "compromisos concretos para acelerar negociaciones".

En un mensaje a través de su cuenta de Twitter, Santos destacó que "se necesita más" para acelerar los diálogos de paz que se iniciaron hace más de dos años y medio en Cuba.