Escucha esta nota aquí

La agenda de octubre ya no es prioritaria para el Gobierno. Las autoridades aseguraron que cumplieron con dos de sus tres puntos esenciales: la nacionalización de los hidrocarburos y la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado, mientras que el presidente Evo Morales aseveró que la extradición del exmandatario Gonzalo Sánchez de Lozada no está en sus manos, sino en las de instancias judiciales.

Dirigentes opositores y exactivistas consideran que la agenda no se cumplió y que, incluso, el Gobierno pasó por alto compromisos asumidos el 17 de octubre de 2003, cuando se agudizó la revuelta social que concluyó con la renuncia del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

El procurador general del Estado, Héctor Arce, dijo a este medio que por lo menos dos de los tres ejes de la agenda de octubre se han cumplido. “La nacionalización de los hidrocarburos y la lucha del pueblo alteño merecieron una respuesta objetiva. Y la Asamblea Constituyente, en definitiva, es el nuevo país que surgió en el proceso, que además de garantizar nuestra estabilidad y desarrollo, selló la unidad del país”, manifestó Arce.

El abogado de las víctimas, Rogelio Mayta, advierte que “lo claro es que Bolivia es otra a partir de 2003. Tenemos una nueva CPE, el referéndum para la exportación del gas, migraron los contratos de las petroleras, modificaron y mejoraron las utilidades y el país está en un proceso de inclusión que tiene luces y sombras”, señaló.
En la visión del dirigente del MAS Gustavo Torrico, además de esos dos ejes, “lo más importante que nos dejó octubre es haber cambiado el modelo político y económico en el que se manejaba este país. Más allá de todas las reivindicaciones que se dieron, trajo la expulsión de un periodo que había colmado a los bolivianos, como es el neoliberal, en el que estos señores que se jugaban al ‘pasanaku’ y hoy se quejan de la repostulación democrática, cuando en ese tiempo formaban componendas delincuenciales denominadas alianzas como el Pacto por la democracia”, señaló.

En la otra cara de la medalla está el ex líder campesino Felipe Quispe, que asegura ser “de los actores de 2003, veíamos con esperanza el cumplimiento de la agenda de octubre. Se consideraba a Evo Morales un presidente de los trabajadores, pero en realidad encabeza un Gobierno capitalista, imperialista y muy servil a las empresas transnacionales. No hay nacionalización verdadera, ni industrialización de nuestros recursos naturales. No cumplió en estos 12 años, hay muertos, heridos, viudas, inválidos que están olvidados a su suerte”.

Afirmó que el MAS ha copado la COB, el Conamaq y a la las organizaciones campesinas que maneja como a ovejas. “No sirvió de nada derrocar a Gonzalo Sánchez de Lozada y poner a Morales, que quiere eternizarse en el poder, así como los monolitos de Tiwanaku”.
Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Sánchez de Lozada, que también radica en Estados Unidos, explicó que “12 años después de denominada ‘Guerra del gas’ los contratos de Evo Morales con las petroleras son más generosos y estas pagan menos impuestos que los que estarían pagando con la Ley de Hidrocarburos de Sánchez de Lozada. Los programas de producción de gas no se han cumplido y Bolivia está rezagada en exploración y explotación, ha perdido el mercado estadounidense y redujo sus posibilidades en los países vecinos”.

La exautoridad aseveró que “no han sembrado el gas, se lo han gastado. Evo Morales ha llevado al país a récords de deuda externa y deuda interna. Se ha retornado al sistema estatista y centralista, con éxito en ineficiencia y corrupción. El boom de los precios internacionales ha sido liquidado con el “desarrollismo populista” y el país se encamina a una crisis económica”.

Un referéndum determinó que no se venda ni una molécula de gas a Chile. Sin embargo, en 2013 Evo Morales ofreció a ese país un intercambio de gas por mar y hace dos meses, el vicepresidente Álvaro García Linera manifestó que la primera respuesta a la caída del precio del petróleo era la diversificación de mercados pequeños de exportación de GLP, que tiene como potenciales compradores a Paraguay, Uruguay y Perú, que se sumarían a Brasil y Argentina, y “en algún momento tendrá que ser el mercado chileno”, reveló y nombró a Chile como opción para exportar electricidad.

El procurador Arce, al respecto, señaló que “con Chile tenemos un futuro común promisorio, pero una vez que acceda a entregar acceso soberano al océano Pacífico”.

Extradición
La extradición era considerada un tema esencial, y esta semana, cuando se le preguntó al presidente Morales sobre ello, respondió: “No entiendo por qué me pregunta, eso no está a cargo del Gobierno o del presidente, hay un Ministerio Público que continúa el proceso”, manifestó.
Morales recalcó que en encuentros a los que asiste en el mundo reclamaba por qué EEUU es “una cueva de los delincuentes. No expulsa a los corruptos, ¿por qué será?”, y recalcó: “La extradición no depende del Gobierno, otras instancias siguen el proceso”.

El procurador Héctor Arce manifestó que lamentablemente, por la protección indebida, ilegítima y antiética que ejerce Estados Unidos, la extradición no se ha producido