Escucha esta nota aquí

Un piloto boliviano timonea uno de los aviones comerciales más grandes del mundo en Qatar desde hace más de 10 años, tiene una gran trayectoria como piloto en Bolivia y actualmente vive en Doha.

Miguel Quiroga Menacho tiene 53 años, nació en Caranavi, La Paz, y llegó recientemente al país por vacaciones y para visitar a su madre en la ciudad de Cochabamba, según dijo al medio El País, de Tarija.

El boliviano vuela un Airbus A380, un avión capaz de transportar a 853 pasajeros y que cubre tramos entre destinos tan alejados como Doha y Londres o París y Bangkok.

Quiroga es proveniente de una familia de pilotos, su padre y su padrastro, así como un hermano, un sobrino y hasta su hijo son hombres del aire. Él y su hijo son los únicos del clan que trabajan en el exterior.

El piloto tuvo sus primeras alas en la escuela de aviación que constituyó el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB), y según indicó, decenas de pilotos bolivianos de su generación vuelan actualmente en las aerolíneas más importantes del mundo.

“Me da pena ver lo que está pasando en Bolivia, que está viviendo una bonanza impresionante, y donde sin embargo los pilotos ganan menos que lo que ganábamos nosotros hace 10 años en el LAB: No es justo”, dijo Quiroga en la entrevista.

Comentó que vivir en un país musulmán es distinto, especialmente para su esposa, ya que es un país machista y ella es menospreciada por ser extranjera.

Quiroga también contó a este medio, que tiene planeado volver a Cochabamba a sus 65 años, ya que piloteará hasta esa edad si su salud así se lo permite.