Escucha esta nota aquí

La estrella del rock falleció el 10 de enero y antes de morir pidió su último deseo: que sus cenizas sean esparcidas en Bali, Indonesia, según informó el periódico New York Post, citando el testamento del artista.

El británico, además, había pedido que el ritual se realice siguiendo los rituales de la religión budista, que consiste incinerar el cuerpo en un templo y arrojarlos luego al agua.

Su familia mantuvo el deseo en secreto, asegurando que sólo su círculo más íntimo iba a celebrar una ceremonia privada de la que no se dieron más detalles.

La herencia

El New York Post informa que Bowie dejó la mitad de su fortuna (estimada en 100 millones) para su viuda, Iman Abdulmajid, una supermodelo de origen somalí y sus dos hijos, Duncan y Lexi, se dividirán lo restante.

Bowie murió el 10 de enero de un cáncer, dos días después de cumplir 69 años y de lanzar su último disco "Black Star" (Estrella Negra), tras una batalla de 18 meses contra la enfermedad

También te puede interesar: Ponen el nombre de David Bowie a una estrella