Escucha esta nota aquí

Aunque estuvo hasta los ocho años de edad en Santa Cruz, es alemán. En ese país se formó en dirección orquestal, coral y en ejecución de guitarra. Logró lo que pocos intérpretes: ser alumno de los famosos hermanos Romero, considerados entre los mejores guitarristas del planeta. Aunque estaban retirados de la actividad académica, lo aceptaron como su único alumno después de ver videos en los que Roland Schlieder tocaba.

En 2003 ayudó a dar forma a la Orquesta Sinfónica de Santa Cruz, que se escuchó por primera vez en septiembre de ese año, en el Salón Pedro y Rosa del diario EL DEBER. Algunos de los integrantes fueron becados para perfeccionarse en EEUU.

Después de estar en la Sinfónica Juvenil, siguió con la Orquesta de Cuerdas. Por las reducciones de presupuesto, volverá a Alemania a trabajar y a tocar la guitarra.