Escucha esta nota aquí

Como si se tratara del desarrollo de una escena de ajuste de cuentas propia de las series de ‘narcos’, el sábado por la noche, en la frontera entre Bolivia y Brasil, un hombre fue asesinado cuando estaba siendo socorrido en una ambulancia por una herida en el pecho que estuvo a punto de perforarle el corazón.

La víctima fue identificada como Alfredo Rengel Weber, de 48 años, que estaba siendo llevado en una ambulancia del hospital municipal San Juan de Dios del municipio de Puerto Suárez debido a una herida en el pecho que se complicó y por lo que sus familiares decidieron hacerlo atender en un nosocomio de la ciudad fronteriza de Corumbá (Brasil).

Sin embargo, cuando estaba siendo evacuado en la ambulancia y una vez ya había pasado el puesto de control fronterizo y se acercaba a lo que antes era utilizado como un puesto de peaje, de la nada apareció una camioneta, color oscuro, que interceptó el vehículo de auxilio.

De acuerdo con el reporte policial, un sujeto de contextura delgada, tez blanca y cabellos negros se acerca hasta la ambulancia y luego de preguntar qué estaban haciendo, dispara en cuatro oportunidades en contra de Rengel su arma de fuego, para luego volver al motorizado que lo esperaba y retirarse.

Todo esto sucedió en presencia de la hija del acribillado, Diana Rengel Vaca Díez, del médico que estaba en la ambulancia, Abdel Hafes; y del conductor del rodado, Silvio Montero Marcos.

Luego del asesinato, la ambulancia trató de llegar al hospital de Corumbá, pero la hija pidió al chofer que volvieran a Puerto Suárez, donde se dio parte a los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), quienes iniciaron las pesquisas preliminares sobre lo sucedido.

Gonzalo Medina, director departamental de la Felcc, dijo que, por las características del crimen, se puede plantear como hipótesis un posible ajuste de cuentas y agregó que le llamaba la atención que aún ningún familiar hubiera presentado una denuncia por lo sucedido.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, de acuerdo con un reporte del portal digital Clave 300, afirmó que este tipo de crímenes que ocurren en la frontera tienen vínculos, en su mayoría, con el narcotráfico.

Además, precisó que la Policía Federal de Brasil está coadyuvando con la investigación.