Escucha esta nota aquí

El consumo de alcohol, el ejercicio físico y la ingesta de antiinflamatorios no esteroideos favorecen la aparición de reacciones alérgicas alimentarias. Según un estudio del Hospital Universitari de la Vall d’Hebron de Barcelona.

Estos factores aumentan el número de reacciones anafilácticas un 67,5% de media. La investigación se ha basado en el estudio de 74 pacientes que sufrían alergias alimentarias cuando hacían ejercicio, ingerían alcohol o esteroides.

“Hasta el momento, el papel de esos ‘activadores’ sólo se había estudiado de manera aislada y en casos particulares, pero con esta investigación se demuestra la importancia de evaluar la acción de estos cofactores al tratar pacientes con posibles reacciones alérgicas alimentarias”, explica Victoria Cardona, una de las investidoras.

En el 91,7% de los casos, las personas alérgicas presentaban rechazo a alimentos que contenían derivados vegetales. En concreto, la proteína Pru p 3, una de las biomoléculas transportadoras de lípidos más habituales, presente en frutas como el melocotón o la manzana y cuya capacidad alergénica se mantiene incluso en zumos, vinos o cervezas, es una de las que presenta mayor reacción.

Antiinflamatorios ocasiona más reacciones

El consumo de antiinflamatorios no esteroideos ocasionó el mayor número de reacciones anafilácticas.

“El 58% de los pacientes los había ingerido antes o después de tomar el alimento”, apunta el estudio. La actividad física fue responsable en el 52,2% de los casos y el consumo de alcohol lo fue en el 12,2%.

En sus análisis, los científicos observaron que cuando el paciente tomaba el alimento al que tenía alergia sin la intervención de ninguno de los tres cofactores, las reacciones se producían solo en un 17,6%, mientras ese porcentaje aumentaba hasta el 85,1% cuando aparecía alguno de ellos.

“La reacción alérgica tardó aproximadamente 75 minutos de media en aparecer, aunque en el caso de la actividad física el tiempo descendió hasta los 10 minutos”, recoge la investigación.