Escucha esta nota aquí

A diferencia de La Paz y El Alto, el municipio de Santa Cruz de la Sierra no tiene previsto la compra de buses para mejorar el sistema de transporte público que está en manos de particulares sindicalizados, los que poseen vehículos antiguos y en mal estado cuyos conductores provocan caos en las vías porque no respetan las paradas para recoger pasajeros.

El 3 de febrero los ejecutivos de la línea 18, que presta servicio en el primer anillo, y los de la línea 72, que trabajan en el segundo anillo, presentaron cuatro buses prototipos de origen chino y brasileño a los que llamaron Chuturubí y que estarán a prueba por seis meses.
Estas unidades son más espaciosas donde van sentadas 23 personas y 37 paradas. Los transportistas esperan que los motorizados aguanten el trajín de la ciudad para encargar 100 vehículos hasta el próximo año.

Voluntad de cambio
El experto en vialidad Patricio Despouse ve falta de voluntad de parte de las instituciones cruceñas para sentarse y dar solución al tema, pues también deben intervenir abogados, arquitectos e ingenieros, además del ejecutivo municipal y los mismos transportistas.

“El transporte público debe cambiar en un 100%, desde la educación vial, pasando por mejorar las calles, hasta la compra de nuevos buses”, expresó.

A su turno, el ejecutivo del Sindicato de Micros Santa Cruz y diputado por el MAS, Mario Guerrero, reveló que en la última gestión de alcalde de Percy Fernández intentaron hablar con él, no solo para el incremento del pasaje sino para que la comuna les dé seguridad jurídica para así obtener créditos bancarios y comprar nuevos vehículos, pero solo lograron entrevistarse una vez y de lo acordado no se hizo nada.

“Tenemos en carpeta adquirir buses Volkswagen brasileños de 80 pasajeros, pero para ello la Alcaldía debe mejorar las avenidas, lo que no ha cumplido en los barrios más alejados”, dijo Guerrero.
El director de Tráfico y Transporte, Carlos Moreira, aseguró que está abocado en la búsqueda de consenso con los transportistas.

Alcaldesa cita a una reunión
La alcaldesa Desirée Bravo invitó el viernes a los transportistas a unas mesas de trabajo para escuchar sus demandas y consensuar la nueva ley municipal de transporte, donde se dará garantías que pide el sector para mejorar el servicio.

Bravo acotó que se hará una ley consensuada con los transportistas con el fin de dar seguridad jurídica a este sector.

La invitación surge después de que los dirigentes del transporte público anunciaran una querella contra el exalcalde Percy Fernández, porque en una entrevista llamó a los transportistas “matones” y “lacra”