Escucha esta nota aquí

El número de animales y vegetales que están amenazados ha alcanzado un nuevo récord en 2017 y cubre un 30 % de todas las especies examinadas para la elaboración anual de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

Esta lista contiene 25.800 especies, entre las cuales los pangolines, los koalas, los caballitos de mar y los insectos voladores han sido los mayores perdedores en 2017, indicó la organización en su balance de fin de año.

Hace un año, la Lista Roja de la UICN contenía 24.000 especies, lo que indica que en el plazo de un año centenares más han pasado a estar amenazadas.

"Esta extinción masiva no sólo está ocurriendo en lugares lejanos, sino directamente frente a nosotros. Las abejas y otros insectos desaparecerán sin hacer ruido de nuestros campos y prados", advirtió la entidad medioambiental.

Los insectos polinizadores pronto podrían empezar a escasear en Europa a causa del uso masivo de pesticidas en la agricultura, teme la UICN, que pone como ejemplo el caso de Alemania, donde la presencia de insectos voladores ha disminuido en un 75 % en 27 años.

 

Los pangolines son una especie que ha sido particularmente diezmada en 2017 por los contrabandistas, a pesar de que su comercio internacional está prohibido totalmente desde enero


 El listado pone también la mira en la persecución de pangolines, que se debe mayormente a que es el único mamífero cuya piel está cubierta de grandes escamas. Tanto sus pieles como animales vivos se siguen confiscando en África y Asia.

También la situación de los elefantes en los bosques de África central es "dramática" y su número se ha reducido en un 66 %, hasta contar con menos de 10.000 especímenes, principalmente a causa del tráfico ilegal de sus colmillos.

La situación de los elefantes es dramática, su población se ha reducido en un 66%

Mientras tanto, la población de caballitos de mar ha disminuido en un 30 % en las aguas de Europa en la última década. A pesar de que su comercio y pesca están prohibidos en el Mediterráneo, esto no impide su captura accidental en las redes de los pescadores, a lo que se suma el impacto que tiene sobre la especie el uso excesivo de fertilizantes, el cambio climático y la pesca de arrastre.

Su pesca y comercio están prohibidos en el Mediterráneo, aún así, estos animalitos quedan atrapados en las redes de los pescadores que buscan otro tipo de presas


La situación de los koalas también es nefasta, con un 80 % de su población que ha desaparecido de ciertas regiones de Australia desde los años noventa, entre otras causas por la destrucción de bosques enteros de eucalipto que constituyen su hábitat natural.

El koala, cuyo hábitat está entre los árboles de eucalipto de Australia se ha visto amenazado desde los años 90

El informe del UICN contiene algunas buenas noticias, como el aumento del número de tortugas marinas en varias regiones y el nacimiento de cinco panteras persas, una especie del Cáucaso de la que no quedan más que cuarenta a sesenta ejemplares.


Nacieron también este año nueve delfines del Mékong, del que sólo quedan ochenta especímenes. Los estudios indican que recientemente su tasa de mortalidad ha retrocedido, lo que podría permitir que la especie vuelva a reconstituirse  tras el daño que ha sufrido a causa de las represas y de las redes de pesca