Escucha esta nota aquí

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, presentó ayer armamento nuclear como el misil balístico Sarmat con “alcance prácticamente ilimitado” y que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de EEUU.

“Nadie en el mundo tiene algo igual, por ahora. ¡Es algo fantástico!”, afirmó Putin durante el discurso sobre el estado de la nación.
Su discurso estuvo acompañado de videos proyectados en una pantalla gigante con infografías de la trayectoria del misil sobrevolando territorio estadounidense e imágenes de ensayos.

“Insisto, ningún país en el mundo tiene, a día de hoy, las  armas que tenemos nosotros. Fin de la cita”, subrayó y aseguró que a partir de ahora "el sistema antimisiles estadounidense será inútil y no tendrá ningún sentido".

Y remachó: “Antes de que tuviéramos los nuevos sistemas de armamento, nadie nos escuchaba. ¡Escuchadnos ahora!”, afirmó.
Por su parte, la Casa Blanca insistió ayer en acusar a Rusia de violar los tratados de no proliferación nuclear y afirmó que el anuncio del presidente ruso, Vladímir Putin, quien aseguró que el Kremlin desarrolló un misil que no puede ser detectado, supone una confirmación de eso.

“El presidente Putin ha confirmado aquello que el Gobierno de Estados Unidos ha sabido desde el principio (...), que es que Rusia ha estado desarrollando armas desestabilizadoras durante una década, lo que supone una violación de sus obligaciones", afirmó hoy la portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders.

 De esta manera, la Casa Blanca se ciñó al discurso del Departamento de Defensa, que unas horas antes había afirmado que el anuncio del Kremlin no había "sorprendido" al Pentágono.

Tags