El dengue es una infección propagada por el mosquito Aedes Aegypti que afecta a miles de personas en todo el mundo, y que en algunos casos puede complicarse a tal grado de provocar hemorragias mortales.

El mismo insecto vector que transmite este mal también es el portador del virus zika, un mal que ha provocado la alarma mundial, especialmente en Latinoamérica. Este mal está asociado a la microcefalia en neonatos y trastornos neurológicos.
 
Pero, ¿cuál es más peligroso?, ¿el zika o el dengue? La BBC consultó a Tarik Jasarevic, portavoz de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra para saber una respuesta.

"El zika no es más peligroso que el dengue. El dengue es mucho más peligroso para los humanos que el virus zika", dijo Jasarevic.

Criterio que comparte Ana Bispo, viróloga y jefa del laboratorio de flavivirus del Instituto Oswaldo Cruz, en Río de Janeiro. "El dengue es una enfermedad mucho más grave" que el zika y la chikungunya.
"Si no hubiera una atención adecuada, el dengue puede llevar a la muerte; el zika no", señaló Bispo a BBC Mundo.

Falta investigación

Sin embargo,  Tarik Jasarevic, reconoce que puede ser que se considere más peligroso al dengue por el hecho que es una enfermedad que ha sido estudiada por mucho tiempo, a diferencia del zika, un virus relativamente nuevo para la ciencia.

"Hay muy poca cosa que se sabe sobre el zika, mientras que con dengue hay mucha investigación", afirma.

El dengue tiene un promedio de medio millón de enfermos anualmente en todo el mundo, no ha sido declarado nunca como emergencia sanitaria en el planeta, como sí pasó con el zika. 

Las diferencias

Si bien el dengue y el zika son transmitidos por el mismo mosquito ambas enfermedades son diferentes. 

Los principales síntomas del dengue son la fiebre elevada, jaqueca intensa, dolores de cabeza y en otras partes del cuerpo.

Además, este mal puede evolucionar a una forma más grave, el dengue hemorrágico, que provoca sangrados, fallas respiratorias y puede causar la muerte.

En el caso del zika,  los síntomas son la fiebre moderada, acompañada de erupciones en la piel, malestar general, conjuntivitis, dolores de cabeza y en algunos casos vómitos.

A diferencia del dengue, la preocupación de la propagación del zika tiene que ver con las mujeres embarazadas, ya que este virus atraviesa la placenta y podría provocar microcefalia en el feto.