Después del escándalo de infidelidad de su exmarido Jesse James, Sandra Bullock  está considerando casarse con su novio fotógrafo Bryan Randall, pero, antes, él deberá firmar un prenupcial 'blindado'.

“Sandy pasó por un infierno después de separarse de Jesse, así que Bryan, voluntariamente, se ofreció a firmar un acuerdo de confidencialidad, en el que acordó nunca discutir públicamente la relación, incluso en el caso de que finalice”, confesó una fuente cercana a la actriz de 54 años a la revista Star.

Pero la ganadora del Óscar como mejor actriz en 2010 quiere algo más, y la discreción no es lo único que busca. La fuente de Star agregó que Sandra quiere protegerse al máximo, por lo que quiere ese acuerdo firmado, donde él no se llevará nada en caso de que las cosas no funcionen entre ellos.