Escucha esta nota aquí

Un debate amplio y democrático propiciado por EL DEBER terminó desvelando que la candidata María Cristina Viscarra estará presta a trabajar con Luis Fernando Camacho, si este resulta ser electo nuevo presidente del Comité pro Santa Cruz en la jornada de votación de hoy. “Encantada”, respondió Viscarra ante la invitación de Camacho para trabajar juntos, a pesar de las críticas que lanzó en la campaña. Este gesto fue tomado por algunos como una señal de madurez democrática entre dos jóvenes figuras que aspiran a aportar al desarrollo de la región, desde una institución que tiene como uno de sus desafíos recuperar el liderazgo institucional. No deja de ser interesante la constituyente cívica planteada por Camacho, en la que propone un nuevo ‘memorándum’ para impulsar el desarrollo económico, político, social y cultural. La idea parece tener acogida, pero demandará mucho compromiso de los sectores para consolidarse.

En el marco del debate, Viscarra no ocultó su molestia con las mujeres cívicas que no apoyaron su postulación y admitió que en el Comité Cívico aún existen ‘estructuras’ en las que ‘no entran los externos, menos las mujeres’. Camacho fue más cauto en sus intervenciones, aunque condenó el ‘caudillismo’ en el liderazgo regional y alentó la necesidad de contar con nuevos líderes, principalmente jóvenes. Admitió que hay sectores que están siendo juzgados por su cercanía al Gobierno nacional y que el desafío del Comité será unificar.

Los candidatos expusieron sus propuestas sobre diversos temas de interés de la región; sin embargo, algunos analistas consideran que aún falta en agenda la lucha contra la corrupción y un amplio trabajo de concertación con los diferentes sectores de la sociedad. Lo cierto es que el nuevo líder cívico cruceño tendrá una ardua agenda interna que resolver, en un año electoral que también plantea una intensa lucha por la democracia y la defensa del voto.