Escucha esta nota aquí

María Cristina M.R.H., fue enviada ayer a la cárcel con detención preventiva en San Pedro en Oruro, por el juez de Instrucción Cuarto en lo Cautelar, Sandro Iván Quezada. La Fiscalía la había imputado por la comisión del delito de uso de instrumento falsificado por la falsificación de talonarios de facturas.

El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), como parte querellante en este caso, explicó en una nota de prensa, que el delito de uso de instrumento falsificado está tipificado y sancionado en el Artículo 203 del Código Penal Boliviana.

El caso se remite al 19 de marzo de este año, cuando en horas de la mañana María Cristina M.R.H. se apersonó en la Gerencia Distrital Oruro, del SIN, para presentar seis talonarios de facturas requeridos por la Administración Tributaria a objeto de realizar el cruce de información de las mismas a solicitud de la Aduana Nacional, que corresponden al Número de Autorización N° 256101700044175.

Tras una revisión, personal de Impuestos Nacionales verificó que los talonarios de facturas no coincidían con el certificado de Activación y Dosificación de Facturas autorizados por el SIN, que tiene como fecha límite de emisión el 31 de marzo de 2018, mientras que las facturas presentadas por María Cristina M.R.H. tiene como fecha límite de emisión el 6 de febrero de 2018.

De esta manera se detectó la existencia de contradicciones e inconsistencia en las fechas límites de emisión en los talonarios presentados por María Cristina M.R.H., quien ese mismo 19 de marzo fue aprehendida y conducida a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), donde el SIN presentó la denuncia correspondiente, y el fiscal de turno la imputó por el delito de uso de instrumento falsificado.

El 16 de marzo de este año, el hijo de María Cristina M.R.H. presentó a la Administración Tributaria talonarios de facturas, emitidas con los mismos Números de Factura, Autorización y rango de Dosificación de las Facturas en blanco presentados.

El presidente del SIN, Mario Cazón, pidió a la población que denuncie a falsificadores de facturas y/o notas fiscales, y reiteró que en la Administración Tributaria se aplica la política gubernamental de cero tolerancia a la corrupción.