Escucha esta nota aquí

A las 09.00 de este jueves, el primer tractor oruga que llegó a la localidad fronteriza de Pisiga, a 337 kilómetros de la ciudad Oruro, bajo la guía de miembros del Comando Estratégico Operacional de Lucha Contra el Contrabando (CEO), empezó con el cavado de zanjas, destruyendo totalmente los caminos ilegales que usaban los contrabandistas para pasar mercadería ilegal desde Chile hacia nuestro territorio.

“Esta destrucción de caminos ya estaba planificada y es parte de la estrategia que tiene el viceministerio de Lucha contra el Contrabando. El lunes pasado, el viceministro, Gonzalo Rodríguez, habló con los pobladores para informarles de esta actividad para que no haya ningún conflicto. No solo lo van a hacer en Pisiga, sino en toda la frontera con Chile”, había asegurado el miércoles, el alcalde de esa localidad, William Colque.

El trabajo de destrucción de caminos entre los hitos 30 y 31, terminará en una semana, para trasladarse luego a otro sector y hacer lo mismo con otras de las 118 vías que quedan entre la frontera Bolivia-Chile.