Escucha esta nota aquí

En la primera temporada de The Crown, la serie creada por Peter Morgan para Netflix, demostró ser un título inmaculado en su producción, en la selección de sus actores y en la presentación de una de las monarquías más poderosas y longevas de la historia. El gran estreno de la T2 será hoy y desde muy temprano estarán los episodios habilitados.

En su segunda entrega, continúa la historia de la reina Isabel II y en ella atravesaremos junto a la familia real la década de los 50 y la primera parte de los revolucionarios 60. Se muestra que durante este periodo la reina tenía mayor experiencia aunque con retos muy distintos, pues los cambios sociales y políticos luego de la Segunda Guerra Mundial fueron bastantes significativos.

Por supuesto (y por fortuna) los escándalos de la familia real y política de Inglaterra no fueron (ni son) pocos. Desde los que competen directamente a dicha familia como los que tienen que ver con las altas esferas políticas de Inglaterra y en el mundo que estaba por atravesar una época de cambios en todos los ámbitos.

Lo que se verá
Se mantiene la impresionante calidad de la serie. Las recreaciones de la época son impecables, las actuaciones de primera y el interés se mantiene a lo largo de los 10 episodios que la conforman.

A los personajes que ya conocimos se le suman otros que fueron parte de la vida política como de la familia real. Atravesaremos crisis junto a la reina, muchas de ellas personales y que tienen que ver con su esposo y sus hijos mayores, en especial del (aún) sucesor al trono del Reino Unido, el príncipe de Gales, Carlos. Se deben dar muchas licencias para conocer lo que siente y piensa cada personaje, pero podemos confiar sobre los eventos históricos.

A The Crown se la puede acusar de ser una serie sin grandes picos de acción y que más bien se cocina a fuego lento, aunque sin duda es muestra de un drama complejo que logra sembrar el interés por los episodios (y por las demás temporadas). Eso sí, se disfruta mucho el trayecto lento y ceremonioso (nunca mejor aplicado este término) de cada capítulo.

En muchas ocasiones nos confronta con la barrera generacional que nos separa de aquellas décadas de los 50 y 60 en donde la tecnología parece de la época de piedra y algunas costumbres sociales totalmente sin sentido.

Son tantos los eventos, momentos y escándalos que se abordan en la serie que muchas veces nos exige conocer sobre ellos o, en todo caso, buscar información para entenderlos. Así pues, The Crown se alza de nuevo como una de las joyas de Netflix con su reparto y producción impecables.