Escucha esta nota aquí

El número de personas fallecidas a causa del terremoto que el pasado sábado azotó la zona tropical del norte de Ecuador se eleva a 413, según informó el Ministerio Coordinador de Seguridad en un comunicado.

Las autoridades no han facilitado este lunes el número de heridos, si
bien el presidente del país, Rafael Correa, dijo ayer que se
contabilizan 2.068.

Ciudades como Portoviejo, Manta y Pedernales aún siguen sintiendo réplicas del sismo, mientras que los trabajos de rescate aún continúan con la esperanza de encontrar sobrevivientes en los escombros de los edificos colapsados por el sismo.

Una larga y costosa reconstrucción


La reconstrucción del desastre provocado por el potente terremoto del sábado en Ecuador será muy larga y muy costosa, dijo este lunes el presidente Rafael Correa.

"Habrá que reconstruir Pedernales, el centro de Portoviejo, el barrio de Tarqui en Manta, Canoa, Jama... Eso tomará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares", aseguró durante una visita a Pedernales, el epicentro del terremoto, severamente golpeado por el sismo.

El sismo, el más fuerte en el país desde 1979 y que fue sentido también en Colombia y Perú, ocurrió sobre las 19:00 locales del sábado.

Tuvo una magnitud de 7,8 grados y una duración de aproximadamente un minuto, afectando sobre todo a seis provincias de la costa ecuatoriana, de sur a norte, donde dejó numerosos edificios caídos y carreteras destrozadas.

El vicepresidente Jorge Glas aseguró el lunes a la AFP que "hay fondos contingentes que ya se han activado: 300 millones de dólares para emergencias, 150 millones para reconstrucción porque después de esto viene la reconstrucción".

Además, el país, muy golpeado por la caída del crudo, contará con líneas de financiamiento del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo por 600 millones de dólares para afrontar esta catástrofe.