Escucha esta nota aquí

El grupo estadounidense Walt Disney anunció la compra de distintos activos del consorcio 21st Century Fox valorados en unos $us 52.400 millones. 

Mediante los términos del ‘acuerdo definitivo’ de esta operación, Disney se hará con los estudios de cine y televisión de la Fox y parte del negocio global de cable y televisión. Además, el comprador asume una deuda de la Fox de $us 13.700 millones, lo que eleva la operación a unos $us 66.100 millones.

El anuncio fue hecho en un comunicado difundido por las dos empresas, después de varias semanas de negociaciones. Otras compañías, como el consorcio Comcast, habían expresado interés en hacerse con esos activos de la Fox.

La nota señala que antes de que se formalice la operación la Fox separará del consorcio los activos con los que se quedará, como los canales Fox News y Fox Business. La operación implica que los accionistas de 21st Century Fox recibirán 0,2745 acciones de Disney por cada título que tengan del consorcio liderado por Rupert Murdoch.

El anuncio se produce después de que se filtraran las intenciones de la Fox de concentrarse en el negocio de noticias y desprenderse de otros activos, teniendo en cuenta un reacomodo que está ejecutando el sector en los últimos años.  
Comcast, un grupo que incluye las cadenas NBC, CNBC y Telemundo, así como los estudios Universal, ya anunció el lunes por la noche que había abandonado su interés por los activos de la Fox. 

Series de TV exitosas

El gigante del entretenimiento Walt Disney incorporará a su catálogo exitosas series de televisión como The Simpsons y Modern Family y populares sagas de cine como X-Men o Avatar. 

Esta gran operación financiera entre Disney y Fox, a la espera de que los organismos reguladores den su visto bueno, promete marcar un antes y un después en las relaciones de poder en la industria de Hollywood, un sector en el que el conglomerado de Mickey Mouse ostenta una envidiable posición de dominio gracias a marcas como Lucasfilm, Pixar o Marvel.

Alcances de la negociación

1.- La compra, además, podría facilitar el camino para que Disney pueda unir bajo su ambicioso universo fílmico de Marvel a personajes como Capitán América y Iron Man con Lobezno o Los Cuatro Fantásticos.

2.- Disney prevé desvelar en 2019 su propio servicio de emisión en línea en el que distribuirá en exclusiva sus populares cintas de animación y de Star Wars y al que, previsiblemente, se añadirán sus recién adquiridos contenidos de Fox.