Escucha esta nota aquí

El gobernador del departamento del Beni, Carmelo Lenz, expresó su preocupación por la alerta que existe en los municipios de esa región del país, donde las lluvias ocasionaron la crecida de los ríos, poniendo en riesgo a la población, el ganado y algunos cultivos. 

"Hay declaratorias de alerta en los municipios de Rurrenabaque, Guayaramerín y Santa Ana de Yacuma. Tenemos como 40 millones de bolivianos para encarar tareas de prevención, pero estamos atentos a lo que suceda", declaró la autoridad en contacto con EL DEBER.  

Manifestó que se tiene el reporte que este año no habrá demasiada intensidad en las lluvias, por lo que se espera que las aguas de los afluentes que rodean a las poblaciones no se desborden y la época pase con tranquilidad.

"Sabemos que este año la situación no será tan dramática como en 2014, va a haber lluvias, pero a eso estamos acostumbrados los beniandos (...) No ha habido la necesidad de evacuar personas y estamos prestando atención a Guayaramerín y Rurrenabaque", detalló. 

Informó que en todo el departamento existen aproximadamente cinco millones de cabezas de ganado y recordó que la pasada gestión se perdió medio millón, hecho que consideró "catastrófico" y que abogó para que no se repita.