Escucha esta nota aquí

Transporte Aéreo Militar (TAM) negó que utilizó piezas de las aeronaves supuestamente desmanteladas que le pertenecían a la ex compañía AeroSur ya que estas no son compatibles con sus aviones. La afirmación sale a la luz pública, tras conocerse un informe del ex jefe Anticorrupción Fabricio Ormachea, que hiciera el 2013, dentro del caso AeroSur.

“Estas supuestas acusaciones tendrían que llegar con hechos concretos y que demuestren que TAM ha estado utilizando esas piezas. Desde 2013 a la fecha, tenemos nuestro propio proceso de adquisición de partes. No todo repuesto de aviación es compatible con todos los medios aéreos”, expresó el director general del TAM, Julio César Villarroel.

Mencionó que se dará a conocer el proceso de adquisición de partes, las fuentes y demostrarán sus procesos legales.

Negó que TAM hubiera sido citado por la Fiscalía por este caso. Calificó de “bastante peligrosa” la acusación en su contra sin tener evidencias.

La denuncia
Según el informe de Ormachea (detenido en una cárcel de EEUU) enviado al entonces fiscal del caso, Marco Antonio Rodríguez, “por referencia de trabajadores, se habrían sacado dos turbinas (de un Boeing), para ser instaladas a una aeronave de Boliviana de Aviación (BoA). De igual forma, refieren que parabrisas de seguridad, y otros accesorios, fueron utilizados para aeronaves del TAM”.

Rodríguez confirmó ayer que recibió el informe de Ormachea, dio curso al pedido de una inspección ocular, pero que a partir del 19 de marzo de 2013, fue designado como fiscal a la comisión Terrorismo I que se ventila en Santa Cruz.

Consultado sobre el tema, Ronald Casso, gerente de la estatal BoA, respondió que es la única aerolínea que tiene certificación internacional, que están comprometidos con las autoridades nacionales y extranjeras para cumplir con las prácticas de compra y venta de repuestos, y reiteró que la aerolínea tiene intactas sus naves.

“Tenemos un sistema de provisión de partes de proveedores autorizados y solo trabajamos con ellos. Cuando llega la pieza, viene con un registro de donde estuvo, y un formulario internacionalmente reconocido, lo que presentamos a DGAC antes de instalar cualquier componente”, aseguró.

Entre tanto, el abogado de Humberto Roca ex titular de AeroSur, Jorge Valda, advirtió con iniciar un proceso legal por robo ante “la justicia probablemente internacional” a la Autoridad de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), la Fiscalía y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), en caso de que se confirme el desmantelamiento de las aeronaves.

La ATT respondió que mientras el proceso esté abierto, no puede pronunciarse al respecto.

La DGAC aún no respondió el cuestionario enviado ayer después de mediodía.