Escucha esta nota aquí

En la cumbre departamental por el sistema único de salud descentralizado, integrado, equitativo y gratuito, organizada ayer por la Coordinadora Departamental de Salud de Santa Cruz, plantearon entre otras propuestas, la creación de tres modelos metropolitanos de salud en el eje central del país, vale decir, en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, con el que se daría cobertura al 47% de la población boliviana.

Guillermo Cuentas, exministro de Salud y uno de los expositores en el encuentro realizado en las instalaciones del Colegio Médico cruceño, explicó que un 57% de la población nacional se concentra en el denominado eje troncal, donde el 47% vive en las zonas metropolitanas.

Esas áreas en La Paz comprenden la ciudad de La Paz, El Alto, Viacha, Laja, Achocalla, Mecapaca y Palca; en Cochabamba incluye los municipios de Cochabamba, Colcapirhua, Quillacollo, Sacaba, Sipe Sipe, Tiquipaya y Vinto, y en Santa Cruz, la capital cruceña, Cotoca, Warnes, La Guardia, Porongo y El Torno.

“Los tres modelos deben contar con infraestructura, con recursos humanos y con equipamiento. De ese modo estaremos dando protección a casi la mitad de la población. Ahí se establecerá una verdadera red de servicios, donde habrá el tercer nivel, el cuarto, el segundo y el primero en función a un modelo. Los demás departamentos no necesitan áreas metropolitanas porque en las capitales se concentra casi todo”, explicó Cuentas.

También se propuso incorporar el concepto de múltiples prestadores. Es decir, utilizar la capacidad médica instalada en el país. Aprovechar el sector privado, sus recursos humanos, su infraestructura, sus camas y equipos al servicio del seguro social.

Ejemplo: si un paciente de una caja o del sector público necesita una endoscopía urgente y no puede ser atendido de inmediato, puede ir a un centro privado a que le hagan la prestación demandada por un costo fijo.

Financiamiento

Alrededor del mundo se utilizan generalmente tres sistemas públicos de salud: el modelo de Bismark, el de Beveridge y el de Semashko. Los dos primeros para garantizar la seguridad social y el último, cada vez más en desuso, que centraliza el sistema.

Guillermo Cuentas señaló que los tres modelos se utilizan en Bolivia. El Colegio Médico propone mantener el sistema Bismarckiano para financiar la seguridad social y el de Beveridge para financiar las prestaciones en el sector público.

“Se debe buscar fuentes de financiamiento con impuestos específicos para el área de salud, puesto que el Impuesto Directo a los Hidrocarburos, al ser un impuesto variable, puede caer en cualquier momento. ¿Por qué no se crea un impuesto a la coca para financiar exclusivamente las patologías del cáncer? Gabón ha utilizado un impuesto a la telefonía celular para la salud y así otros países”, dijo el exministro.

Últimos en inversión en salud

Hoy en día el gasto sanitario de un país por habitante al año muestra con más claridad el nivel de inversión en términos absolutos, además de que permite ver cuál es el gasto total en salud de un país y cuánto de ese gasto es realizado por el Gobierno.

Las estadísticas regionales mostradas ayer en la cumbre sitúan a Bolivia en el último peldaño de Sudamérica en cuanto a gasto per cápita, con $us 253 de acuerdo con el presupuesto de 2018.

Uruguay tiene el gasto per cápita más alto en el subcontinente, con $us 1.320. Le siguen Chile, Brasil y Argentina, que están por encima de $us 1.000. El gasto per cápita promedio sudamericano es de $us 730.

La COB prepara propuesta para sostenibilidad del sistema único de salud, cuya cumbre empieza hoy
La Central Obrera Boliviana informó ayer de que presentará una propuesta para darle sostenibilidad al Sistema Único de Salud en el encuentro nacional a realizarse hoy y mañana en Cochabamba. “La COB está preparando un proyecto de sostenibilidad del Sistema Único de Salud, donde todos vamos a aportar para que este proyecto no sea coyuntural y sea de por vida”, dijo el máximo dirigente, Juan Carlos Huarachi. La implementación del seguro universal de salud comenzará en 2019, con la inversión de $us 200 millones del Tesoro. Joaquín Monasterio, director del Sedes de Santa Cruz, dijo que la propuesta del Gobierno es inviable y mentirosa. “Esos $us 200 millones no dan para atender la demanda. Quieren acabar con la autonomía y no lo vamos a permitir. Vamos a hacer resistencia y después nos sentaremos a consensuar un sistema que sea viable”, indicó el director.