Escucha esta nota aquí

El vicepresidente brasileño, Michel Temer, admitió por primera vez que se "prepara" para asumir el mes próximo el lugar de la mandataria Dilma Rousseff, quien hoy perdió el primer embate de cara a un posible juicio político en el Senado.

La comisión de 21 senadores que analizará si existen méritos jurídicos para procesar a Rousseff celebró este martes su primera reunión de trabajo para elegir a su presidente y al instructor y ambos cargos, claves en el proceso, quedaron en manos de la oposición.

La presidencia de ese colectivo será ejercida por Raimundo Lira, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que ha roto con el Gobierno y es liderado por Temer, quien asumiría el poder en caso de una destitución de Rousseff.

El cargo de instructor, que elaborará un informe que recomendará procesar a Rousseff o archivar el caso, recayó en Antonio Anastasia, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien fue elegido en medio de la queja generalizada del oficialismo.

Puedes leer | Da Silva ataca a la “cuadrilla del caos”
,

La comisión decidió que el 6 de mayo votará si recomienda que Rousseff sea procesada, con lo cual, si eso se aprueba, el pleno del Senado debería decidir alrededor del 10 de mayo si se instaura un juicio con miras a la destitución de Rousseff.

Si el Senado abre el juicio político, Rousseff será separada del cargo durante los 180 días que puede durar el proceso y su vacante sería cubierta durante ese período por Temer, quien completaría el mandato que vence el 1 de enero de 2019 en caso de su destitución.

El vicepresidente dejó muy claro que está consciente de esa posibilidad y, en una entrevista con el diario O Globo, admitió por primera vez que ya se "prepara" para asumir el poder.

"Me encuentro en una situación muy difícil", dijo Temer, quien explicó que si bien es necesario aguardar la decisión del Senado, también debe "estar preparado" para "asumir al día siguiente", si la Cámara alta se inclina por procesar a la mandataria.,

La semana pasada la presidenta Dilma Rousseff participó en la cumbre de la ONU, en Nueva York, hasta allí llegaron las protestas en su contra

La semana pasada la presidenta Dilma Rousseff participó en la cumbre de la ONU, en Nueva York, hasta allí llegaron las protestas en su contra

,

Temer reconoció a O Globo que las consultas que ha entablado en las últimas semanas con dirigentes políticos, economistas y otras personalidades son "sondeos" de cara a un posible Gobierno, pero aclaró que no ha "asumido compromisos con nadie" sobre cargos.

Mientras el cerco político se le cierra, Rousseff participó este martes en un acto público en el que insistió en que las maniobras fiscales que sustentan la acusación en su contra no constituyen un "delito de responsabilidad", como la Constitución define las posibles causas para la destitución de un mandatario.

Rousseff reiteró el discurso que mantiene desde hace semanas e insistió en que, en su caso, "no hay crimen", por lo cual afirmó que Brasil está a las puertas de "un golpe".