Escucha esta nota aquí

Cerca de 700 inmigrantes podrían haber muerto en el naufragio de un barco frente a las costas libias, sucedido este domingo a la madrugada.
Si estas cifras se confirman, sería "la peor hecatombe jamás vista en el Mediterráneo", declaró Carlotta Sami, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Italia.

Ante esta nueva tragedia, la Unión Europea anunció que realizaría una reunión de urgencia con sus ministros de Interior y de Relaciones Exteriores aunque no precisó ninguna fecha concreta.

El navío se hundió a unas 70 millas (130 kilómetros) de las costas libias con más de 700 personas a bordo, según explicaron 28 supervivientes rescatados por un barco mercante portugués, insormó Sami, a las televisiones italianas.

Según los guardacostas italianos, hasta ahora se han recuperado 24 cadáveres. Aunque no confirmaron que hubiera 700 personas a bordo, los guardacostas indicaron en un comunicado que la embarcación, de 20 metros de eslora, tenía "capacidad para transportar varios centenares de personas".

Buscan sobrevivientes en el mar

Los agentes de salvamento "intentan encontrar a supervivientes entre los cadáveres que flotan en la superficie del mar", afirmó este domingo el primer ministro maltés, Joseph Muscat, durante un mitin político.

El barco lanzó una señal de alerta en la madrugada del domingo captada por los guardacostas italianos, que avisaron a un cargo portugués que estaba en la zona.

A su llegada al lugar, a unas 120 millas náuticas (220 kilómetros) al sur de la isla italiana de Lampedusa, la tripulación vio al barco zozobrar, según explicaron los guardacostas italianos.

Pero entonces las personas del navío en peligro se precipitaron todas hacia un lado y eso pudo haber provocado la catástrofe, dijo la portavoz.

Los guardacostas italianos coordinaron un importante dispositivo de socorro de 17 navíos de las marinas de Italia y Malta principalmente, informaron guardacostas italianos y un portavoz de la marina maltesa, quien explicó que la alerta se dio alrededor de la medianoche local.

Esta nueva tragedia en el Mediterráneo se suma a otros dos naufragios ocurridos la semana pasada, uno de los cuales dejó 400 fallecidos y otro más de 40, según contaron los supervivientes a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).