Escucha esta nota aquí

En un viaje de vacaciones la señora Dan Bouchery llevó a su gato llamado "Cookie" a Grace, una ciudad de la costa mediterránea cerca de Marsella, Francia.

La vacación no tuvo un final feliz pues el felino desapareció mientras su ama se encontraba en el patio del hotel donde se alojaba, informa el diario español ABC.

Sin perder las esperanzas, la mujer pegó carteles en todas las calles y publicó anuncios en los diarios locales, sin buen resultado. Triste fue el retorno de la mujer a Orbec, a 1.156 kilómetros de distancia.

Uno de esos días Bouchery recibió una inesperada llamada de un veterinario de su ciudad quién aseguraba tener a "Cookie".

Según el médico el felino habría sido encontrado por una mujer en una calle de Orbec, ubicada a 83 kilómetros de su casa en Calvados. El microchip que "Cookie" lleva bajo la piel fue la pieza clave para confirmar que se trataba de la mascota perdida.