Escucha esta nota aquí

Un periodista peruano que se encuentra en el lugar de los hechos informó a EL DEBER que nueve uniformados de la Policía del vecino país permanecen retenidos en Bolivia tras, aparentemente, cruzar por error la frontera al perseguir a un sospechoso. El incidente se registró en el distrito de Cojata, provincia puneña de Huancané. 

Según algunos datos preliminares, los agentes, a bordo de tres patrullas de la Dirección de Operaciones Especiales (Dinoes), cuando llegaron a la zona fronteriza conocida como “Perlas”, fueron interceptados por mineros bolivianos

Los uniformados permanecen en una base militar en Bolivia y se confía que la intervención de la Cancillería peruana pueda garantizar su liberación, sin mayor inconveniente. 

El matutino "El Comercio" señala que en la zona denominada las “Perlas”, cerca al río Suches, existe desde hace varios años problemas con los hitos fronterizos, debido a la explotación ilegal de minerales, sobre todo del oro. 

Hasta el momento, ninguna autoridad boliviana se pronunció al respecto, pero se conoce que sus pares peruanas ya se comunicaron para solucionar el incidente y lograr que los patrulleros retornen al Perú. 

Fuentes allegadas al Gobierno boliviano indican que los policías peruanos se encuentran a buen recaudo, mientras una comisión biministerial de Defensa y Cancillería se traslada hasta el lugar. Se espera un pronunciamiento oficial de Cancillería en algunas horas.

Un incidente similar se produjo cuando tres militares bolivianos ingresaron armados a territorio chileno sin autorización, en enero de 2013. Esa situación determinó un problemático proceso diplomático entre ambos Estados.