Escucha esta nota aquí

Bolivia y Chile acuden este lunes a La Haya para el inicio de los alegatos orales sobre la potestad de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para analizar la Demanda Marítima. Esa instancia podrá declararse competente, incompetente o podrá dar paso a otro escenario. 

Hoy el portavoz internacional de la causa y expresidente, Carlos Mesa, señaló que el pedido de diálogo boliviano "no es una acción inamistosa" y resaltó que el país "cree en la Corte Internacional de Justicia como el máximo Tribunal para resolver una controversia. 

"Bolivia tiene fe en ese fallo y acatará y cumplirá esos fallos que es lo que creemos que va a ocurrir. Nos gustaría saber si Chile va a hacer lo mismo, nos gustaría tener la absoluta certeza de que el Estado chileno va a respetar los fallos y va a cumplirlos independientemente el resultado", sostuvo el representante. 

En días pasados, el Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, dijo que "si vamos directamente al fondo (como piden algunos analistas en Chile) siempre vamos a estar pensando qué hubiera pasado si hubiéramos puesto las objeciones preliminares".

Uno de los pilares del argumento del vecino país fue revelado ayer por su presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Jorge Sabag. "La Corte no tiene la competencia porque nació en 1948 y en su estatuto, artículo sexto, dice expresamente que no puede conocer de causas que hayan sido resueltas con anterioridad", dijo.

Sin embargo, esa idea es contrarrestada por el precepto boliviano de la Demanda, que no está relacionada directamente con el Tratado de 1904, pese a que ese era el planteamiento inicial, según reveló en varias oportunidades el presidente Evo Morales. 

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, dijo que Bolivia espera que hasta fin de año la CIJ emita un fallo sobre el recurso de incompetencia y otras autoridades sostienen que el análisis tardará algunos meses. Se espera que luego se comience con el estudio de la Demanda Marítima como tal. 

El procedimiento

El lunes cuatro de mayo inician las ponencias orales por parte de Chile ante los tribunos internacionales de La Haya y el miércoles seis será el turno de Bolivia. Cada intervención en esa primera etapa será de tres horas. 

La segunda ronda inicia el jueves siete de mayo y durará una hora y media. Inicia nuevamente Chile y al día siguiente, ocho de mayo, le tocará a Bolivia cerrar los alegatos. Eduardo Rodriguez Veltzé y Felipe Bulnes serán los protagonistas de las jornadas. 

Todo el proceso está consignado en el artículo 79, de Excepciones Preliminares, del Reglamento de la Corte Internacional de Justicia. A los alegatos escritos a favor y en contra de la competencia de la CIJ, se añade en el referido reglamento y continúa una fase oral.